Ecuador recibe restos de pareja asesinada en medio de críticas al Gobierno

Por EFE viernes 6 de julio, 2018

EL NUEVO DIARIO, QUITO.- Los cadáveres de los ecuatorianos Óscar Villacís y Katty Velasco, secuestrados en abril pasado cuando se desplazaron a la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, y que fueron asesinados en cautiverio, llegaron hoy a Quito en medio de las críticas al Gobierno de sus familias.

Los féretros arribaron cerca del mediodía en un avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana al aeropuerto de Quito, donde la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, reiteró el respaldo del Gobierno de Lenín Moreno a los parientes de las víctimas.

Tras solidarizarse con los familiares, recalcó que habrá “todo el respaldo desde el Estado ecuatoriano por llegar a que las investigaciones arrojen todo lo que las familias requieren para poder, de alguna manera, sentir que se está haciendo justicia y que el caso no quede en la impunidad”.

Aseguró que “continuarán apoyando” a las familias a través de distintas instituciones estatales que atendieron el caso desde que en abril pasado se reveló el secuestro, atribuido a disidentes de las FARC, liderados por Walter Patricio Arizala Vernaza, alias “Guacho”.

Sin embargo, los parientes de la pareja no dudaron en reprochar lo que consideran un abandono por parte del Estado.

“Hemos estado solos porque el Gobierno no nos dio mucho oído, no nos ha ayudado, hemos estado solos y como somos pobres, peor”, se lamentó Norma Velasco, tía de Katty, en declaraciones a la prensa antes del aterrizaje del avión.

Denunció que “hubo mucha negligencia del Gobierno” ecuatoriano y aseguró que quienes los acompañaron todo el tiempo fueron los parientes del equipo de prensa del diario El Comercio asesinado en cautiverio en territorio colombiano, también por disidentes de las FARC, según los Gobiernos de Quito y Bogotá.

Hoy, camiones cisterna recibieron a la aeronave con un arco de agua en la pista del aeropuerto, donde se encontraban numerosos medios de comunicación, familiares, amigos y altas autoridades.

Los familiares, vestidos con camisetas blancas con los rostros de las víctimas, recibieron al pie del avión los féretros cubiertos con la bandera de Ecuador, que se colocaron luego en carrozas decoradas con flores y listones morados.

El avión militar, que inicialmente tenía prevista su llegada a las 8.30 locales (13.30 GMT) llegó con casi dos horas de retraso por problemas de agenda en la salida del aparato desde Ecuador.

Por ello, a su llegada, el canciller José Valencia, que le había estado esperando, ya se había marchado del aeropuerto.

Tampoco llegó a tiempo para el aterrizaje la ministra de Justicia, Alvarado, según constató Efe.

En el aeropuerto, donde hace una semana recibía el cuerpo de su novio, el fotógrafo Paúl Rivas, Yadira Aguagallo aseguró que es “reprochable para la sociedad ecuatoriana vivir esto sólo una semana después de haber enterrado a Paúl, Javier y Efraín”.

Además de Rivas, el equipo de prensa estaba conformado por el periodista Javier Ortega y el conductor Efraín Segarra.

Para Aguagallo, el país tiene que “empezar con un marco jurídico de sensibilización a las víctimas” y señaló que en estos meses han “visto que no existe un enfoque de trabajo con la víctimas”.

“Repudiamos el crimen absurdo y cruel. Sentimos que son cosas que se pudieron haber evitado porque la situación en la frontera no es un hecho desconocido”, dijo en referencia a la zona donde, desde hace varios años, se ha reclamado más presencia del Estado con distintos servicios.

Los restos de Villacís y Velasco fueron hallados en una fosa en el departamento colombiano de Nariño (suroeste), y el director del Instituto de Medicina Legal de Colombia, Carlos Valdés, confirmó el miércoles que se trataba de los dos ecuatorianos.

El secuestro fue notificado el pasado 17 de abril por el Gobierno de Quito, que divulgó en ese momento un vídeo que le había llegado.

Frente a las criticas, Alvarado pidió al país “permanecer unido” y respetar el difícil momento por el que atraviesan los parientes de la pareja asesinada “en Colombia” y cuyos cuerpos serán enterrados el próximo domingo en el cementerio general de Santo Domingo de los Tsáchilas tras ser velados, por separado, en casas de sus parientes.

Apple Store Google Play
Continuar