Duterte omitirá la disputa de Filipinas con China en la cumbre de la ASEAN

Por El Nuevo Diario Jueves 27 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, MANILA.- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, prometió hoy omitir la disputa territorial que mantiene con Pekín en el mar de China Meridional en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) programada para el sábado en Manila.

Duterte señaló que no hará mención al fallo del tribunal de arbitraje de La Haya que en julio de 2016 dio la razón a Filipinas sobre la soberanía del atolón de Scarborough y desestimó los derechos históricos que reivindica Pekín en la zona.

"Omitiré la decisión arbitral. No es un problema aquí en la ASEAN", indicó el mandatario en una rueda de prensa televisada desde el palacio de Malacañán, tras reunirse con el sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, uno de los líderes que tomará parte en el encuentro.

El Gobierno chino, que considera bajo su soberanía la mayoría del mar de China Meridional, se ha negado hasta ahora a aceptar la sentencia del tribunal de arbitraje favorable a Filipinas.

"China dijo que ignora completamente el fallo. Entonces, ¿qué más podemos hacer? ¿Hacer ruido? ¿Para qué?", afirmó Duterte tras argumentar que "lo que está en juego es la conducta de las partes en cuanto al uso del mar del Sur de China".

Se espera que la cumbre de la ASEAN aborde las disputas en esas aguas, ya que cuatro países del bloque (Brunei, Filipinas, Malasia y Vietnam) mantienen contenciosos con Pekín por la soberanía de las Spratly y otras islas de ese territorio.

No obstante, todo apunta a que la ASEAN no planea adoptar una posición beligerante hacia China y se limitaría a abogar por el "autocontrol" de las partes y la "búsqueda de soluciones pacíficas", según un borrador de la declaración final al que tuvo acceso Efe.

La cumbre del sábado reunirá a los jefes de Estado y de Gobierno de Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam en la primera de las dos cumbres programadas para este año en el que la ASEAN celebra el 50 aniversario de su fundación.

La llegada al poder de Duterte a finales de junio del año pasado supuso un punto de inflexión en las relaciones con China, porque Manila ha dejado a un lado las disputas territoriales para buscar apoyo político y económico del gigante asiático.

El mandatario filipino visitó a su homólogo chino, Xi Jinping, en Pekín el pasado octubre y desde entonces los dos países han estrechado sus relaciones y han suscrito varios acuerdos de cooperación.