829-917-7231 | 809-866-3480

Duarte

Por Jesús M. Guerrero Lunes 30 de Enero, 2017

El 26 de enero de 1813 nació Juan Pablo Duarte Díez, nuestro libertador, fundador de la Trinitaria e ideólogo de nuestra independencia. Al pasar los años nos hemos alejados de los valores que caracterizaban a Duarte y por tanto hemos ido perdiendo parte de nuestra identidad.

La probidad del titán de Quisqueya, es vox populi que en fecha 12 de abril de 1844, Juan Pablo Duarte devolvió al Tesorero de la República la suma de RD$ 827 pesos de mil Pesos que le había entregado la Junta Central Gubernativa cuando fue enviado al sur para que socorriera a Pedro Santana.

Al regresar a Santo Domingo, lo primero que hizo Duarte fue entregar una relación de gastos de su expedición, al Tesorero Nacional, que a la sazón era Miguel Lavastida y Fernández, a quien devolvió el restante de los mil pesos, que había recibido de la Junta Central Gubernativa.

Sin embargo, su día transcurre sin penas ni glorias, un hombre renacentista que formó una generación en los aspectos culturales, ciudadanos, patriotismo y políticos; sacrificó su patrimonio familiar para liberarnos del yugo extranjero que nos oprimió indolentemente durante 22 años.

Es una aberración histórica y cultural mover el feriado del día de Duarte por cuestiones “económicas”. Por acciones como estas las tradiciones pierden vigencia.

El natalicio de Duarte debe ser celebrado el 26 de enero, no solo con manifestaciones carentes de sinceridad. Debe ser celebrado predicando su ejemplo, llevando su mensaje a nuestros estudiantes para que levanten la frente en honor a nuestro Padre de la Patria.

Las palabras vacías no honran su memoria, actuar elevando la dominicanidad es la mejor manera de enaltecer al libertador que supero todos los obstáculos para dejar claro que somos una nación libre e independiente.

Es imposible sintetizar todo lo que representa Duarte para los dominicanos en tan solo un artículo, pero si podemos afirmar que el 26 de enero debe ser incluido en los días festivos que la ley No. 139-97 no debe mover su celebración.

Loor eterno a la memoria de Juan Pablo Duarte.