Dos republicanos rompen con Trump sobre inmigración

Por miércoles 10 de agosto, 2016
Persio Maldonado
Director El Nuevo Diario
Pdte. Sociedad Dominicana de Diarios
Pdte. FEDOTENIS | Pdte. COTECC

EL NUEVO DIARIO, CHICAGO.— Dos republicanos de Illinois considerados entre los congresistas más vulnerables en la nación en cuanto a la posibilidad de reelegirse están rompiendo con su partido y con su extrovertido candidato presidencial, Donald Trump, para impulsar leyes que incluirían un mecanismo de naturalización para gente que vive en el país de manera ilegal.

El representante Bob Dold y el senador Mark Kirk acompañaron al representante federal republicano de Florida Mario Díaz-Balart y a líderes empresariales en un evento realizado el miércoles en Chicago. Argumentaron que una reforma integral de inmigración ayudaría a la economía, aseguraría que compañías tengan los trabajadores que necesitan y es hacer lo correcto.

“Se trata de la gente antes que la política”, dijo Dold, cuyo distrito en el norte de Chicago alberga una enorme cantidad de votantes hispanos y empresas que están entre las 500 corporaciones estadounidenses en la lista de la revista Fortune. “Necesitamos arreglar un sistema inoperante”.

El tema de inmigración ha sido un asunto espinoso para los republicanos, particularmente conforme el electorado se ha vuelto más y más diverso. Después de los malos resultados obtenidos en las urnas electorales en 2012, los líderes republicanos dijeron que el partido debería ser más incluyente si quería ganar nuevamente la Casa Blanca. Al año siguiente, 14 senadores republicanos votaron a favor de una propuesta de revisión a las leyes de inmigración, la cual quedó estancada en la Cámara de Representantes. La medida hubiera fortalecido la seguridad fronteriza, incrementado el número de visas para inmigrantes y proporcionado a aproximadamente 11 millones de personas una vía para convertirse en ciudadanos.

Entre los 14 republicanos que apoyaron el plan estuvieron Kirk y los senadores Kelly Ayotte de New Hampshire y John McCain de Arizona, quienes también están tratando de conservar su escaño en las elecciones de noviembre.

Trump se ha movido en la dirección contraria, diciendo que quiere construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México y hacer que el país vecino pague su construcción. El candidato presidencial ha calificado a los inmigrantes mexicanos como violadores y ha prometido deportar a millones de inmigrantes que viven sin permiso en la nación.

Otros republicanos con cargo en riesgo se han desligado de las declaraciones más divisivas de Trump respecto a inmigración, pero siguen apoyando su candidatura.

Después de que Trump dijo que debería prohibirse el ingreso a Estados Unidos a todos los musulmanes, Ayotte dijo que se opone a “estándares de inmigración con base religiosa”. El senador republicano de Ohio Rob Portman estalló contra Trump por decir que un juez federal de ascendencia mexicana no podía ser imparcial en un juicio que preside por una demanda en contra de una empresa del candidato debido a la propuesta de éste de construir un muro.

El repudio ha sido particularmente fuerte en lugares con tendencia de izquierda, como Illinois, donde en años recientes legisladores han aprobado licencias de manejo y extendido atención médica a algunos inmigrantes que están en el país sin permiso.

Incluso Bill Kunkler, un vicepresidente ejecutivo de una compañía de Chicago que ha votado fielmente toda su vida adulta por republicanos para la presidencia, calificó los comentarios de Trump sobre inmigrantes como “desagradables y aborrecibles” y pronosticó que dañarán a los republicanos en noviembre.

“Espero que Trump y sus partidarios sean humillados en las urnas electorales”, enfatizó Kunkler, quien atribuye su éxito en los negocios a los inmigrantes mexicanos que trabajaron a su lado en sus primeros años de supervisor de una cantera en Illinois.

Dold, quien se enfrentará nuevamente al ex legislador demócrata Brad Schneider, ha dicho que no apoyará a Trump. Kirk, quien enfrenta un reto difícil de la legisladora federal demócrata Tammy Duckworth, dijo primero que apoyaría al candidato del Partido Republicano, pero retiro su apoyo en junio.

(AP)