Dos nuevos episodios de racismo generan una fuerte indignación en Brasil

Por EFE viernes 7 de agosto, 2020

EL NUEVO DIARIO, BRASIL.- Una empresa brasileña de entregas a domicilio expulsó este viernes a un usuario que fue grabado en video mientras profería insultos de cuño racista hacia un repartidor en Sao Paulo, mientras que otro joven negro fue humillado en Río de Janeiro al intentar cambiar un reloj en una tienda.

En el primer episodio, las imágenes divulgadas en redes sociales muestran a un hombre blanco, no identificado, en actitud desafiante frente al joven repartidor, al que llega a calificar de “basura”.

Acto seguido, el individuo se pasa el dedo por el brazo y, con un tono amenazante, le espeta: “Usted tiene envidia de esto. Usted tiene envide de estas familias de aquí. Usted va a tener esto. Yo ya nací rico (…) Usted es semianalfabeto”.

El incidente ocurrió en la localidad de Valinhos, en el estado de Sao Paulo, en el sudeste de Brasil.

La aplicación iFood subrayó que “racismo es un delito”, informó en las redes sociales que desactivó el perfil del “usuario agresor” y ofreció a la víctima apoyo jurídico y psicológico.

“Condenamos cualquier forma de prejuicio o discriminación, y por eso, nos solidarizamos con el repartidor Matheus, víctima de un delito racial”, afirmó la compañía.

El suceso también motivó la reacción del presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien afirmó que este tipo de actitudes “deben ser totalmente repudiadas”.

“El mestizaje es una marca de brasil. Nadie es mejor que nadie por su color, creencia, clase social u opción sexual”, indicó el jefe de Estado, en el poder desde el 1 de enero de 2019.

El mandatario fue procesado en 2017 por un delito de racismo después de comentar en un acto público que había visitado una comunidad de negros y que esas personas “no hacen nada” y “ya ni para procrear sirven”, si bien las acusaciones fueron rechazadas en la Corte Suprema.

UN JOVEN NEGRO ES HUMILLADO EN UN CENTRO COMERCIAL DE RÍO

Brasil también se conmocionó este viernes con un segundo episodio de racismo contra un joven negro, también repartidor, que fue humillado en un centro comercial de Río al intentar cambiar un reloj que había comprado a su padre.

Matheus Fernandes, de 18 años, entró en el establecimiento con el tiquete de compra en las manos, cuando dos hombres le abordaron mientras esperaba a ser atendido.

Los dos sujetos le invitaron a que se fueran todos juntos a otro punto del local. Él se resistió, según explicó a medios locales, y fue entonces cuando empezaron los forcejeos y las amenazas hasta el punto de que uno de los agresores le apuntó con una pistola en la cabeza, de acuerdo con el testimonio del joven.

Posteriormente, según imágenes captadas por otros clientes y divulgadas en redes sociales, Fernandes aparece inmovilizado en unas escaleras del centro comercial.

La Policía ha abierto una investigación para identificar a los dos agresores. Tanto la tienda, de la cadena Renner, como la administración del centro comercial, han negado que los agresores sean trabajadores suyos.

Las muestras de racismo son infelizmente habituales en Brasil, un país cuya población, paradójicamente, es mayoritariamente negra (56 % de 210 millones de habitantes).

Entre 2017 y 2018 el 75 % de las víctimas mortales ocurridas en el desarrollo de acciones policiales fueron negras, colectivo que también ocupa los últimos lugares en los indicadores sociales. EFE