Dorny Romero se escondió para jugar fútbol, su padre quería juegue béisbol

Por EFE domingo 7 de febrero, 2021

EL NUEVO DIARIO, Mérida (México).- El futbolista dominicano Dorny Romero recordó este domingo que antes de convertirse en una de las figuras de la selección de su país, se escondió de su padre para entrenar al balompié.

El progenitor del delantero de los Venados FC de la segunda división mexicana obligaba a Romero a jugar béisbol, el deporte nacional de su país.

El atacante tiene grabado un momento en particular, cuando a los 15 años arribó a su casa después de practicar pelota para tomar un descanso y salir por la tarde a un partido de fútbol.

“Salí por la mañana a jugar béisbol, regresé a mi casa a prepararme para un partido de fútbol que tenía por la tarde, pero mi papá no me dejaba salir, así que me escapé por la puerta de atrás y caminé por un largo rato”, explicó a Efe.

Escaparse sin permiso no fue la mejor decisión que pudo tomar el entonces defensor del campo corto, ya que desató el enojo de su papá, quien fue por él al campo de fútbol para, a mitad del partido, sacarlo por la fuerza para regañarlo y pegarle a la vista de sus compañeros.

Esta anécdota refleja lo que Romero luchó para convertirse en futbolista profesional en República Dominicana, un país en el que los niños nacen con un bate y una pelota para construirse un futuro en el béisbol de las Grandes Ligas.

El atacante pasó los primeros 14 años de su vida en el diamante y soñaba en jugar para los Mets de Nueva York a lado de su ídolo, el campo corto José Reyes.

Romero reconoció que para llegar al mejor béisbol del mundo sólo le faltaba “más cuerpo” y que diferentes personas trataron de convencerlo de salir de su natal El Seibo para ser observado por cazatalentos de las Grandes Ligas.

Nunca quiso, su verdadera pasión era patear un balón de fútbol. “La alegría que siento al ver el terreno y saber que jugaré es grande, solo pienso en el momento. Eso no me pasa en el béisbol porque son varias entradas, hay muchas pausas y tiempos muertos, el fútbol es más dinámico y me mantiene en constante movimiento”, señaló.

Su paso por el béisbol le dejó enseñanzas que aplica en el balompié, atrapar elevados en las paradas cortas le enseñó a medir por dónde caerá el rebote de una pelota de fútbol.

Romero, quien se describió como un delantero rápido, con buena pegada y que sabe saltar, admira la garra del uruguayo Luis Suárez y al “jugador sobrenatural”, el argentino Lionel Messi.

Su más grande sueño es fichar por su equipo favorito, el Barcelona, pero también le gustaría militar en la MLS o con el Cruz Azul mexicano, equipo del que es hincha.

El atacante, quien dijo que ahora su papá es más fan del fútbol que él, tiene como siguiente meta conseguir la clasificación de su selección a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 y al Mundial de Catar 2022.

El caribeño reconoció que estos torneos no solo le servirán como vitrina para cumplir sus metas personales, sino que la llegada del mexicano Jacques Passy como entrenador de Dominicana le da la confianza para decir que 2021 será un año importante para su país.

“Passy ha evolucionado a la selección dominicana, es un entrenador que le gusta salir a jugar al campo, va por el partido siempre y le da confianza a los jugadores. Este año Dominicana demostrará que sí sabe jugar al fútbol”, finalizó.