Dominicanos residentes en Nueva York están atemorizados con nueva Ley de Salud

Por El Nuevo Diario Lunes 8 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.-Dominicanos residentes en esta ciudad, donde la comunidad es calculada en más de 800 mil, están atemorizados por la aprobación de la nueva Ley de Salud en los Estados Unidos.

En conversación con este reportero, decenas de criollos manifestaron pánico tras la aprobación el pasado jueves en el Congreso de la Ley American Health Care Act (AHCA)-(Ley Americana de Cuidado de la Salud) para reemplazar o eliminar el Obamacare, creado para hacer más barato y asequible el cuidado de salud a millones de ciudadanos en USA.

"No sabemos qué hacer si nos quitan el seguro de salud que poseemos", coincidieron en señalar quisqueyanos residentes en Manhattan, El Bronx, Brooklyn, Queens y Yonkers.

Solo en el Estado de Nueva York 2.7 millones de personas quedarían fuera, incluyendo 1.6 millones residentes en esta urbe, y los fuertes recortes obligarían aumentar los impuestos o recortar la cobertura a millones de neoyorquinos, dijo el gobernador Andrew Cuomo.

Los recortes en fondos de Medicaid podrían alcanzar los $2,300 millones, lo que, aunado a gastos por $4,700 millones que la nueva ley implicaría para el presupuesto estatal, elevaría el costo total para NY a $6,900 millones en los próximos cuatro años, lo que “paralizaría hospitales, hogares de ancianos y centros de vida asistida en todo el estado”, añadió el gobernador Cuomo.

Ahora las aseguradoras, a través de una exención federal, podrían dejar de ofrecer a los usuarios los beneficios mínimos que se exige actualmente, entres estos los servicios ambulatorios, de emergencia, maternidad, pediatría, salud mental, prescripciones médicas y tratamientos de rehabilitación, entre otros.

Asimismo, 8.4 millones de personas menores de 65 años con condiciones preexistentes podría sufrir aumentos en sus primas y perder su cobertura; 7 millones que dependen del Medicaid y otros programas creados bajo el Obamacare quedarían desprotegidos en el estado de NY.

Por Ramón Mercedes