Dominicanos en NY consideran sindicato policía NY se burla de golpiza a criollo

Por Ramon Mercedes miércoles 14 de junio, 2017
EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.-Dominicanos residentes en esta ciudad catalogaron como una “vulgar burla” de parte del sindicato de policías de Nueva Jersey, proclamar ante la suspensión de los agentes que participaron en la salvaje golpiza al criollo Miguel Féliz, que estos intervinieron para extinguirle las llamas y ponerlo a salvo.
 
Manuel de Jesús Alcántara, Milton Contreras, Altagracia de Martínez, Wilson Domínguez, Juan Carlos Ruiz, Melania Rivera, Josefina de Hiciano, Víctor del Orbe, Tomas Guzmán, José B. Rojas, Pedro Lluberes, Luís Corporán, y Héctor Sosa,  sostuvieron que los integrantes de dicho sindicatos parece que no son humanos, ni fueron paridos por una mujer.
 
“No hay peor ciego para el que no quiere ver; porque el video presenta claramente cuando siete policías se desmontaron con pistolas en manos y se le abalanzaron como fieras hambrientas por comerse vivo a un indefenso, achicharrado y quejoso hombre, para ellos venir a decir eso”, expresan.
 
Los policías suspendidos son el teniente Keith Ludwing y los agentes D. Khan, Eric Kosinski y Francisco Rodríguez, a quienes consideran deben ser expulsados y sometidos a la justicia junto a los otros restantes. Se ha informado extraoficialmente que el agente Rodríguez es dominicano.
 
Por su parte, el alcalde de Jersey City, Steven Dulop, puso en duda lo dicho por el sindicato de policías y ha calificado el video de “indignante”
 
Dijo que la suspensión de los agentes es el  primer paso y todos deben ser responsables, porque actuaron fuera de los patrones establecidos por el Departamento.
 
En el video se puede ver cuando un vehículo conducido por Leo Pinkston, de 48 años, que era perseguido por los agentes, chocó el carro del dominicano en la avenida Tonnelle y se prendió, logrando el criollo salir con su cuerpo “prendido en fuego” y revolcándose tratando de apagarse.
 
Los agentes confundieron a Féliz con el hombre que perseguían y le entraron como la “conga”.
 
El criollo se encuentra “luchando por su vida”, en la unidad de quemados del hospital Saint Barnabas Medical Center en Livingston, Nueva Jersey, con un 30% de su cuerpo quemado y cinco operaciones pendientes, ya que le han efectuado una.
Por Ramón Mercedes