Dominicanos: Que nos está Pasando…

Por Manuel Berges Hijo lunes 17 de julio, 2017

¡Solo siendo dominicano, se siente lo que yo siento!

 Una canción de mis años mozos que mucho sonaba en la radio, se titula “Que pasa entre  nosotros”, que me gustaba por la interpretación que de ella hacía el cantante argentino Roberto Yanes, en especial la estrofa que dice: “Que es lo que pasa que nos estamos alejando tanto que cada vez nos comprendemos menos que cada dia que termina, es un fracaso amor...”  y ese mensaje de dolor íntimo de la persona que quiere,  lo quiero asimilar al concepto de dominicanidad.

Dominicanos, nos estamos olvidando de la Patria y cada dia que pasa es un fracaso, pues los valores y doctrina de nuestros Padres de la Patria, aparte de que no se difunden ni se practican como ejemplo de vida, pretendemos no comprenderlas y hacerle más caso al dinero, sin importar las condiciones en que lo logremos.

 

Dominicanos, grave es el momento actual y venimos arrastrando ese letal y casquivano vicio, y considerando honrosas excepciones,  muy pocas  voces valientes resaltan nuestra nacionalidad de manera pura y patriótica, sin la participación alguna de fuerzas extranjeras o fuerzas foráneas poderosas,  y como tales veremos los siguientes ejemplos:

Para tener un Gobierno que ordenase la Republica, los EUA tuvieron que participar y nos aportaron uno de sus jefes militares, el Tirano Trujillo, y nos quedamos callados; posteriormente para eliminar la dictadura de Trujillo  que se le fue de las manos tanto a ellos como a nosotros,  los poderosos del Norte tuvieron que participar y animar a nuestros gloriosos y valientes héroes, con armas e inteligencia militar; la Constitución de la República Dominicana  del año 1963, también tuvo bastante injerencia de los poderosos en su redacción; al derrocar al Presidente Bosch, los poderosos también participaron y nos quedamos callados; para tranquilizar la Revolución de Abril de 1965, que pretendía la vuelta a la Constitucionalidad, un coronel dominicano solicitó a los poderosos una intervención militar que ocupó el país por unos once meses con 42,000 marines, hasta que ellos pusieron un gobernante de su agrado e hicieron firmar un acuerdo o Acta Institucional que puso fin al conflicto bélico, y nos quedamos callados; los poderosos participaron con el respaldo de la oposición en recortar en dos años el periodo de Gobierno del Presidente Balaguer y nos quedamos callados;  los poderosos nos armaron frente a Haití y ahora les arman a ellos.

 

¿Por qué y con qué fin? Y nos estamos quedando callados; los poderosos nos están obligado a dar la nacionalidad dominicana a un millón de haitianos, por el solo hecho de ellos decir que aquí nacieron y permanecemos callados; se necesita un Muro con Haití,  los poderosos se oponen y permanecemos callados; los poderosos logran imponer un Libro de Educación Sexual o más bien de depravación sexual en las Escuelas Públicas dominicanas llamado “Hablemos” y peor aún, también el Ministerio de Educación lo apoya y participa en su elaboración,  distribución y aplicación, y permanecemos callados; se atrapan narcotraficantes dominicanos en nuestro territorio y los deportamos a naciones poderosas porque aquí no hay Jueces que los juzguen y cárceles que los guarden, y sin dignidad, nos quedamos callados; se descubre un escándalo en Brasil de corrupción con sobornos y sobreprecios a las construcciones estatales y si nos es porque los poderosos que veían como perdían oportunidades de negocios lo denuncian, esos crímenes y delitos hubieran pasado por debajo de la puerta y aunque permanecemos callados porque se intuye que faltan más y mayores acusados, nos damos cuenta que para ellos tampoco hay Jueces que les condenen porque hacemos expedientes flojos y sin base ni cárceles que les acojan; que ante tanta inactividad procesal, muchos solo esperan que a esos acusados les quiten las Visas poderosas o que se les emitan ordenes de extradición.

 

Las autoridades actuales firman un convenio insólito para instalar en nuestro sagrado territorio una base militar que eventualmente sustituya la de Guantánamo, en Cuba, ¿Por qué tanto servilismo?, ¿Por qué tenemos que depender tanto de los poderosos?.

La mitad del Presupuesto Nacional es sufragada con préstamos internacionales, al punto de que se estima que debemos cerca de US$35 mil millones.

 

Somos una nación libre y soberana herencia digna de Duarte, Sánchez y Mella y nuestros problemas deben ser solucionados entre nosotros mismos y  tenemos que darnos a respetar y no aceptar directrices de los poderosos, pues tenemos a nuestros pies una América Latina solidaria con quien compartir nuestras bondades y riquezas,  además de la ayuda mutua.

Hoy es un momento de unidad nacionalista para que no fracasemos como nación.

 

¡Dominicanos, hoy se necesita sangre tipo Duarte!