Dominicanos, ¡a concienciarse!

Por Rolando Fernández sábado 31 de agosto, 2019

Hermanos, no sigan creyendo en todas las “pamplinas” que pronuncia el grueso de los “truhanes” politiqueros locales en campaña, que solo andan en busca de preservar sus intereses individuales, como los de aquellos poderosos grupos empresariales que les respaldan. También, de procurar fórmulas dolosas, en su mayoría, para agenciarse los “ordeños” de estilo a la vaca nacional, el Estado nuestro.

¿Qué es lo que esos van a hacer en favor de este maltratado pueblo? ¡NADA! Los precedentes aquí están de sobra. Bajo el régimen electoral que actualmente rige en Dominicana, toda esperanza de bienestar, y progreso derivado, se puede considerar como fallida. Seguir montado en el mismo caballo, sí es lo que se prevé venir: “atajar para que otros enlacen”, tal lo dice un dicho popular.

“Para muestra basta un botón”, según la gente. Aunque la prensa en este país está prácticamente comprada por el poder político-social gravitante, a veces se dejan filtrar algunos reportajes periodísticos, sobre los cuales debe reparar la población, a los fines de abrir los ojos.

Por ejemplo: “Hospital de Baitoa está en emergencia por falta de equipos y personal médico”. Se refiere al Hospital Municipal Antonio Fernández. (Periódico “HOY, del 22-8-19, página 7D). Otro: “Usuarios del Juzgado de Paz se quejan abandono ampliación”. “Los empleados deben cargar agua al segundo nivel; humedad afecta documentos”. Se trata del que está ubicado en Boca Chica.

Y, otras “perlas” relacionadas, “La falta de maestro pone en peligro nuevo año escolar”. – en Boca Chica, Santiago, y Montecristi -.  “Cientos estudian apiñados en local escuela Los Alcarrizos”. (periódico “HOY”, de 30-8-19, página 12B.), Cabría preguntarse luego en este orden, ¿y los cuartos del 4% del PIB para la educación, hacia dónde han sido destinados? ¡Qué digan algo los precandidatos sobre esos particulares ambos!

¡Interesantes señalamientos, verdad! Sin embargo, qué chocante resultan esas situaciones referenciadas, cuando se les compara con el barril de cuartos que está invirtiendo el Estado nuestro en la parranda electoral que se lleva a efecto en esta nación, de cara a los comicios que se realizarán en el venidero año 2020. “Para eso sí que hay dineros por pila”.

Claro, todo apunta a que, los desaprensivos despilfarros financieros, con fines políticos y demás, que en esta República se verifican, siempre se procurará resarcirlos, cargándole mayores impuestos al burro de carga en que toda vez se piensa: el pueblo indefenso y pendejo.

Y, cuando no, es cogiendo cuartos prestados, sin importar que se hipoteque la soberanía nacional, como tampoco quién los tendrá que pagar en el futuro. “¡El que venga atrás que arree!”

 

¡Hasta cuándo será, mamacita!

 

Autor. Rolando Fernández

Anuncios

Comenta