Dominicano promociona diariamente a Trump en calles de Brooklyn

Por Carlos Luis Baron Lunes 27 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.-El dominicano José Peralta, de 40 años, que no es el senador demócrata dominicano por Queens, es un repartidor de comida del restaurant Alex Luncheonette, ubicado en Bushwick-Brooklyn, que viene promocionando la gestión del presidente Donald Trump diariamente al hacer entrega de las órdenes de alimentos.

El propietario del negocio, el también criollo Javier Rodríguez, 31 años, dijo que no respalda las creencias políticas de su empleado, pero él tiene todo el derecho de expresarse.

Mientras que Peralta asiste a trabajar al restaurant de la avenida de Knickerbocker cada día con su gorra de béisbol rojo de Trump, encontrando reacciones mezcladas, pero más negativas que positivas.

“Me expresan, “eres de los pocos que tienen el coraje de apoyar a Trump públicamente”, “Eres el único en Brooklyn que apoya al presidente”, “eres un loco”, “te respeto por usar ese sombrero”, entre otras expresiones", declaró durante una entrevista a DNAinfo.

Peralta, quien se trasladó desde la República Dominicana a la Gran Manzana cuando era niño, dijo que se inclinó hacia Trump por sus promesas de crecimiento económico, empleos y liderazgo de alguien fuera del establishment político.

Dijo estar consciente que no va a convencer a los residentes de Bushwick, que votaron abrumadoramente por Hillary Clinton, en cambio, quiere inspirarles a hablar sobre los temas de economía y empleos.

“Quienes me atacan son los que no ven lo bueno, sólo ven lo negativo", dijo. "El retransmite el intercambio de noticias pro-Trump, por ejemplo, cómo la compañía japonesa SoftBank se comprometió invertir $50 mil millones de dólares en Estados Unidos y traer 50 mil puestos de trabajo".

Sin embargo, otros han admitido que también están de acuerdo con algunas de las ideas de Trump, dijo.

Cuando se le preguntó a acerca de posición del mandatario contra los mexicanos, mujeres y otros grupos, admitió que quizás su ídolo es un poco áspero, porque pienso que debería expresarse de otra manera, el idioma puede ser inapropiado.

Con su peculiar y denotativo accionar ha llamado la atención entre los residentes y comensales de Bushwick-Brooklyn.

Por Ramón Mercedes