Dominicano ilegal dirigía en Massachusetts la más poderosa banda de narcos de los últimos años

Por Miguel Cruz Tejada Miércoles 31 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ Agentes de la DEA y oficiales de otras nueve agencias de la ley, arrestaron al dominicano Juan Aníbal Patrone (El Flaco, Popo),  de 26 años de edad, a quien acusan supuestamente de liderar la más poderosa banda de narcotráfico, cuyas transacciones abarcaban las principales ciudades de Massachusetts, mientras él, acorde con los fiscales, es un inmigrante ilegal en los Estados Unidos.

Petrone, cayó junto a varios compatriotas suyos, que fueron arrestados en un grupo  de 30 sospechosos, y fueron acusados ayer martes en la Corte Federal de Boston por una amplia variedad de cargos que incluyen posesión de armas, lavado de dinero y otros delitos relacionados.

Los fiscales también identificaron a los dominicanos  Domingo González Martínez (Gueba), Oscar Francisco Marcano Valverde, Luis Lugo, Luis Pérez Tomasino, Santos Marino Nivar Tejeda, Andreury Faña Burgos, Rafael Omar Arias Rodríguez, Rafael Arce, Reynaldo Durán Lora, , Euclides Alcántara, Ramón González Nivar, Luis Rivera, Richard Romero, Ismael Rivera Ayala, José Rosado Sánchez, Luis Vega Martínez, Julio Báez González, Ruddy Rafael Soto Lara, Rafael Ruddy, Manuel González,  Flor Sáez, y Ruiz González.

También Carlos Hernández, Bernardo Rosario Santiago, Diosmary Burgos, Caonabo Mayobanex, Paul Montero, Ely Manzano, Eddie Soto, Jorge Mercado, Ismael Guerra Cortez y  Baney Montero.

Los criollos implicados en el trasiego millonario de drogas residen en Lawrence, Methuen, Haverhill y otros poblados del área.

La fiscalía federal dijo que la mayor operación de distribución de fentanilo en el estado fue un servicio de entrega telefónica basado en Lawrence que enviaba  drogas a compradores en toda Nueva Inglaterra, dijo la policía.

Más de 30 personas involucradas en el tráfico de las drogas, incluyendo algunos dominicanos  que previamente fueron deportados, ahora enfrentan cargos federales por narcotráfico, armas de fuego y violación a las leyes migratorias, después de una investigación federal de un año que culminó con decenas de arrestos ayer martes en la mañana, detalla el comunicado de  la oficina del fiscal federal.

El Ministerio Público describió una operación multimillonaria que era dirigida por Juan Aníbal Patrone.

El sofisticado y lucrativo anillo de drogas vendió heroína, fentanilo y cocaína.

Patrone, residente en el 27 de la calle Sheridan en Lawrence, fue arrestado también ayer martes en la mañana después de una acusación federal del 24 de mayo.

Más de 200 oficiales y agentes llegaron a la ciudad de  Methuen, colindante con Lawrence, a las 4:00 de la madrugada de ayer y luego “se tiraron” en varios barrios de Lawrence para ejecutar los allanamientos y  los arrestos.

Los investigadores no revelaron en cuáles lugares específicos en Methuen durante la operación de cuatro horas.

“Los traficantes que trabajaban por turnos entregaban las drogas y recaudaban el dinero, usando vehículos equipados con compartimientos secretos para ocultar los narcóticos”, dijo el fiscal William Weinreb en el tribunal federal de Boston.

Más de dos kilogramos de fentanilo y seis armas largas, fueron incautados durante las incursiones de ayer martes, según la DEA, que supervisó la investigación.

Se cree que el fentanilo tiene un valor callejero ilegal de más de $150.000 dólares.

“Lawrence es una comunidad más segura hoy porque estas personas están fuera de la calle”, dijo el jefe de la policía James Fitzpatrick.

“No sólo están envenenando a nuestra comunidad, sino que lo están haciendo en todo el valle de Merrimack“, añadió el alto oficial.

Fitzpatrick resaltó la magnitud de la operación y dijo que un departamento local de la policía, no puede hacer solo.

“No se podría hacer  sin las agencias federales y estatales de la ley y la oficina del Fiscal Federal en Boston”, dijo Fitzpatrick.

Casi una docena de personas acusadas se cree que están en el país ilegalmente, dijo Weinreb, y los funcionarios de inmigración todavía están investigando el estatus de los acusados.

“Incluso se jactaron de haber sido deportados varias veces”, dijo el fiscal federal.

Los acusados ​​se enfrentan a acusaciones federales en una letanía de cargos incluyendo conspiración para distribuir heroína, cocaína y fentanilo, posesión ilegal de un arma de fuego y ser un extranjero ilegal, de acuerdo con el expediente.

En la investigación participaron el Departamento de Seguridad Nacional, la Policía Estatal de Massachusetts,  policías de Lawrence, Haverhill y Andover y la oficina del fiscal del condado de Essex, que procesará a algunos de los acusados ​​localmente.

Como muchos estados, Massachusetts ha experimentado una oleada de muertos por sobredosis fatales de opiáceos, incluyendo heroína y fentanilo. Las autoridades salud cuentan más de 2.000 muertes por sobredosis de opioides en 2016.

En 2015, las sobredosis cobraron 1.747 vidas en Massachusetts, incluyendo 236 en el condado de Essex.

El fiscal Weinreb dijo que en las grabaciones de conversaciones telefónicas interceptadas a los acusados,  usadas ​​durante la investigación se escuchan  algunos de los sospechosos,  ​​riéndose de las muertes por sobredosis mientras continuaban distribuyendo la droga mortal.

“El fentanilo y la heroína están causando estragos en nuestras comunidades, tocando casi todas las etapas de la vida”, dijo el fiscal.

“Estamos seguros de que el arresto de Patrone y su banda, hará una diferencia tangible en Lawrence y otras comunidades que sufren la epidemia de opioides. Una tubería peligrosa para el fentanilo y otras drogas ha sido desmantelada”, señaló la fiscalía federal.

El alcalde de Lawrence, el dominico boricua Dan Rivera, se mostró satisfecho con los resultados de la operación principal, que sabía que se estaba haciendo en secreto en en la ciudad durante meses.

“Realmente fue emocionante verla llegar a buen término. Lo supe hace un tiempo, pero tuve que mantenerla en secreto”, señaló Rivera.

Dijo que más de 200 agentes de la ley de una variedad de agencias estaban en el terreno en Lawrence ayer  martes por la mañana realizando los arrestos.

“Pero no estoy seguro de que nadie debería estar celebrando todavía, todavía hay mucho trabajo  por hacer en Lawrence”, señaló el alcalde.

Dijo que aprecia y alaba la diligencia y paciencia con que entró en la operación y la policía de Lawrence que continuará trabajando con socios federales y estatales de la ley.

“Todo el progreso que estamos haciendo no retrocederá”, dijo Rivera.

 

Por Miguel Cruz Tejada