Dominic Thiem, campeón del Abierto de Río

Por Carlos Luis Baron domingo 26 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Río de Janeiro, 26 feb (EFE).- El austríaco Dominic Thiem, octavo mejor jugador del mundo, se proclamó este domingo campeón del Abierto de Río de Janeiro, mayor torneo de tenis de Sudamérica, al vencer por 7-5 y 6-4 al español Pablo Carreño Busta.

Thiem, segundo cabeza de serie y máximo favorito tras la eliminación en primera ronda del japonés Kei Nishikori, se mostró muy sólido desde el fondo de la pista, ante un Carreño Busta que se defendía como podía de los duros golpes de su rival.

El español no encontró el camino para poner en apuros a Thiem hasta el quinto juego, cuando los errores no forzados del austríaco provocaron el primer ‘break’ del partido (2-3). No obstante, dos errores seguidos del asturiano, 24 del mundo y cuarto cabeza de serie, en el siguiente juego permitieron que Thiem le devolviera la ruptura e igualara a 3 el partido.

Los dos jugadores se mantuvieron seguros con su servicio hasta que, con 6-5 para Thiem en el duodécimo juego, el austríaco, más agresivo, sometió desde el fondo de la pista a Carreño Busta, que salvó dos bolas de set pero no evitó la tercera, con lo que Thiem se llevó la manga por 7-5.

En el segundo set, Carreño Busta, quien ayer se proclamó campeón en dobles del torneo junto al uruguayo Pablo Cuevas justo después de su duro enfrentamiento en semifinales contra Casper Ruud, acusó el cansancio y perdió el servicio en el sexto juego (4-2), tras una gran volea de Thiem.

El austríaco, que llegó a la final sin perder un set, se dejó igualar el encuentro a 4 tras una agresiva reacción de Carreño Busta, aunque le devolvió la ruptura justo en el décimo juego, cuando en la primera pelota de partido de que dispuso, no la desaprovechó y cerró el partido.

El de Río de Janeiro es el primer torneo que gana Thiem este año, de los ocho que ha disputado.

El Abierto de Tenis de Río de Janeiro, torneo de tierra batida y único ATP 500 de América Latina, se disputó en las instalaciones del hipódromo de Río de Janeiro, y repartió 1,46 millones de dólares en premios.