Doble jornada laboral, solución múltiple

Por Carlos McCoy lunes 5 de agosto, 2019

Los dominicanos somos muy buenos denunciando problema, algunos, fruto de nuestra fértil imaginación y para estar a tono con nuestra idiosincrasia de ¡Abajo el que suba!

Si nos acostumbramos a exponer un problema y al mismo tiempo una posible solución, las cosas mejorarían grandemente.

Que nuestras inquietudes no se queden solo en la denuncia.

Cónsono con este predicado, nosotros vamos a aportar nuestro granito de arena, con algunas ideas que hemos venido manejando desde hace algún tiempo, con relación a la doble jornada de trabajo en el Estado.

Aquí nuestra propuesta:

Establecer dos turnos de trabajo en los ministerios, direcciones generales y en las entidades descentralizadas

El turno matutino entraría a las 7:00 AM y saldría a la 1:30 PM con un descanso de media hora dividido en dos grupos, para darle continuidad al servicio.

Un grupo tendría una pausa de 10.00 AM a 10:30 AM y el otro desde la 10:30 AM a las 11:00 PM.

Estudios hechos en los Estados Unidos de América han determinado que se pierde productividad, concentración y aumentan los accidentes de trabajo, si la jornada es de más de cuatro horas seguidas sin pausa.

Además, han comprobado que este descanso ayuda a la salud de los individuos pues combate el estrés y contribuye a la sociabilidad entre los empleados.

La tanda vespertina entraría a la 1:30 PM, de esta manera no se detiene el servicio y saldría a las 8:00 PM con descansos a las 4:00 PM y 4:30 PM respectivamente.

Juntamente con estas dos tandas en esos horarios, establecer las jornadas de cinco días consecutivos de trabajo y tres de asueto, en vez de dos como es ahora.

Así, el grupo que entre a laboral el lunes terminaría el viernes y descansaría los siguientes tres días.   Al tener tres días de descanso, sábado, domingo y lunes, volvería al trabajo el siguiente martes.

Trabajaría de martes a sábado, con descanso domingo, lunes y martes.

La siguiente jornada comenzaría el miércoles y trabajaría de miércoles a domingo y así sucesivamente.

De esta manera, el Estado estaría prestando servicios trece horas diarias, siete días a la semana.

Con este sistema, nadie tendría la necesidad de pedir permiso en su trabajo para realizar una diligencia en cualquier estamento del estado.  Se reduciría grandemente las ausencias laborales y, al fragmentarse las horas pico, se descongestionaría el tráfico vehicular.

Ya no habrían “botellas” En el gobierno, pues se crearían reales puestos de trabajos para que esos, que cobran sin trabajar, puedan justificar sus sueldos con dignidad.

Podríamos comenzar con algunos Ministerios y Direcciones Generales, de los que prestan servicios directos a la población, como La Dirección General de Impuestos Internos, la Junta Central Electoral, la Dirección General de Pasaportes, etc. y extenderlo paulatinamente a todo el sistema.

Pudiéramos redondear la propuesta proporcionándole a todos los empleados estatales y a los estudiantes de escuelas públicas, una tarjeta de transporte gratis de ida y vuelta, que pueda ser utilizada en el Metro de Santo Domingo, El teleférico y en las guaguas de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses.

Exhortamos a nuestros lectores a enriquecer estas propuestas, para tratar de ayudar como ciudadanos a mejorar las cosas en nuestro país.

Pues como dijo Lenin: “Si no eres parte de la solución, eres parte del problema. ¡Actúa!”

 

Por Carlos McCoy

Anuncios

Comenta