Divergencias ideológicas en “Podemos”

Por Luis Columna Solano martes 17 de enero, 2017

El fenómeno político español hoy conocido como “PODEMOS”, es el resultado de un ensayo callejero que sacudió socialmente a la sociedad española como consecuencia directa de los resultados de la crisis económica que azotó al país ibérico desde principio de los años 2008 al 2012.

 

Podemos hoy es la tercera fuerza política del esquema electoral en España y el segundo en intención del voto tras superar al tradicional Partido Socialista Obrero Español como alternativa de izquierda al Partido Popular.

Tras su primer round en la arena política en la primavera del 2014, participó en las elecciones al Parlamento Europeo, logrando obtener el magnífico resultado de cinco puesto para la formación. Pero ya para el día 13 de junio del 2015 el líder de Podemos Pablo Iglesiasabandonaba su acta de eurodiputado para lanzarse como candidato a la presidencia del gobierno español, en la generales del 20 de diciembre de ese mismo año donde igualmente la formación logró un triunfo mayor al conseguir 69 diputados en las Cortes generales, símbolo de la soberanía española.

 

Pues bien, aquellos magníficos resultados no fueron en exclusiva al encanto de la figura Pablo Iglesias, sino también resultado del genio y la sabia conducción política de Iñigo Errejón, un joven doctor en Ciencia Política, quien desde la segunda posición en esa organización, ha dirigido las tres elecciones en la que Podemos ha participado.

 

Tras los resultados de la consulta del 20 de diciembre, el bipartidismo político se acabó en España, no solo con la entrada del Podemos, sino también con la de “Ciudadanos” que logró 40 diputados; y es en ese preciso momento histórico donde empieza a gestarse lo que hoy observamos como un crisis ideológica a lo interno de Podemos.

Las negociaciones de cara a la formación de un gobierno de la Decima Legislatura Ordinaria de la democracia española, la formación liderada por Iglesias en opinión de Errejón, no supo hacerlo bien y forzó a la celebración de nuevas elecciones, al no facilitar un gobierno de Izquierda con Pedro Sánchez, ex líder del Partido Socialista, quien tenía el encargo del Rey para la formación de gobierno.

 

Iglesias entendía que forzando a nuevas elecciones el 26 junio lograría en el menor de los casos, despojar al Partido Socialista del liderazgo de la oposición a través de una absurda alianza con Izquierda Unida y el resultado logrado, fue la misma cantidad de diputados que ya tenían, pero con la diferencia de haber perdido más de un millón de votos en participación.

 

A la luz de esos acontecimientos el partido se avoca a la realización de su segundo Congreso estatuario donde deberá renovar o ratificar su liderazgo, así como trazar o mantener la línea política, estratégica y organizativa y es también aquí, donde han quedado bastante claras las diferencias entre ambos dirigentes.

 

Iglesias plantea que de seguir como secretario general, el partido debe asumir su retorica como línea política y Errejón quien no ha presentado intención de disputar el liderazgo, ha dicho preferir que ambos proyectos vallan por separados. Así mismo Iglesias entiende que Podemos debe continuar con su doble rol de partido con presidencia en las instituciones y a la vez, liderar las manifestaciones callejeras, mientras Errejón es de opinión de que el partido debe aprovechar su presencia institucional para controlar el gobierno, ganar experiencia y quitarse de encima la imagen de novatos e improvisadores.

Yo me quedo con esta y Usted?

 

Comenta