Director atribuye deterioro hospital Jaime Sánchez a limitaciones económicas

Por viernes 24 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BARAHONA.- El avanzado deterioro en que se encuentra el hospital Jaime Sánchez del distrito municipal Villa Central, obedece a que es una estructura que data de la Era de Trujillo, así lo sostuvo el director del centro, doctor Álvaro Méndez López.

Señaló que cuando fue designado en la dirección de este hospital, el pasado octubre, la situación que encontró fue desastrosa y debido a ello, poco a poco ha ido cambiado la cara al hospital con la mínima subvención de RD$ 600 mil que reciben mensualmente.

Expuso que halló una deuda que los ahogaba, la cual rebasaba los 4 millones de pesos; igualmente 12 subvenciones atrasadas, las que nunca fueron destinadas a las arcas del hospital.

“Este hospital necesita de muchas remodelaciones porque la estructura se encuentra en condiciones deficiente, pero cuando llegamos a esta institución el frente parecía un bosque por la cantidad de maleza y sucio”, dijo.

Destacó que han hecho un esfuerzo por adecentar la institución debido a que ha destinado una parte de los recursos para la reparación de los baños, instalaciones de luces; también para la construcción del sistema que suministra agua al laboratorio, lavamanos y sanitarios.

Explicó que pertenecen al Seguro Nacional de Salud (SNS) por lo que esperan que cuya institución visite este centro y realice un levantamiento que mejore continuamente la situación a fin de recuperarla y llevarla a la esencia de una institución de primer orden en la Región IV de salud.

Enfatizó que aparte de otras dificultades, encontró fuera de servicios los equipos de practicar sonografías, odontología y rayos X, pero que en su gestión han sido reparados y puestos en funcionamiento pese a los pocos recursos que reciben. También el servicio de facturación que trabaja día a día; asimismo, adelantó que instalaron el servicio de agua permanente al laboratorio que no tenía.

Resaltó el personal humano que tienen la responsabilidad de prestar servicios de calidad y humanizado.

“No tenemos recursos disponibles para la mejora de esta estructura y el acondicionamiento de varías áreas, así como la apertura de nuevos servicios”.

Al tiempo señaló que el coste de la vida es inmenso y que de los 600 mil pesos destinan una partida a la alimentación a una serie del personal que trabaja aquí, del mismo modo, alimentan a los pacientes ingresados y compra de las medicinas que el nivel central no disponga.

Estimó que tiene la esperanza de que la situación en que se encuentran mejores lo más pronto posible para seguir ofreciendo un servicio médico de calidad.

POR OMAR MEDINA