Diez razones para no explotar oro en el Valle de San Juan

Por Rubén Moreta jueves 24 de noviembre, 2022

La minera transnacional GoldQuest prosigue con su plan macabro de producir una tragedia ecológica en el Valle de San Juan, queriendo explotar una mina de oro ubicada exactamente en la cabecera del Río San Juan, cuenca que la Constitución de la República y la Ley 64-00 Sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales, mandan a proteger..

Estos mineros imperialistas, están violando olímpicamente la Constitución, que taxativamente instituye en el párrafo único del  artículo quince que “las cuencas altas de los ríos…son objeto de protección especial por parte de los poderes públicos para garantizar su gestión y preservación como bienes fundamentales de la Nación. 

Es la misma carta magna, en ese mismo articulado, que prescribe que: “el agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida. El consumo humano del agua tiene prioridad sobre cualquier otro uso”.

 Conforme al texto sustantivo, por la obviedad del año ecológico en un área tan sensible,  no procede ningún estudio de impacto ambiental.  Es más, conforme el artículo constitucional precedentemente citado la Goldquest no debió recibir ni siquiera la concesión o permiso de exploración minera.

Pero el poder imperial canadiense, en la lógica neoliberal que trilla el gobierno de Luis Abinader, está empecinado en explotar el oro localizado en el paraje Hondo Valle, exactamente donde nace la más importante fuente de agua para el consumo humano de los sanjuaneros.

Hay diez razones por las cuales es impertinente y descarado que el Ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte pretenda imponer esta faena extractiva, que diezmará la agropecuaria, enfermará a la población, estimulará una mayor emigración y aumentará los índices de pobreza y marginalidad social  en el “granero del sur”.

Las diez razones para impedir la explotación de oro en el Valle de San Juan son:

 

  1. Explotar oro en San Juan mataría la agricultura y la ganadería, principales actividades económicas de esta provincia.

 

  1. Con el Proyecto Minero Romero se aminorará el suministro de agua potable en las ciudades de Juan de Herrera y San Juan de la Maguana. Igualmente, no habrá agua suficiente para la agricultura y la crianza de ganado. Cuatrocientas mil tareas de vocación agrícola se convertirán en desierto en el Valle de San Juan.

 

  1. Esta explotación minera del Proyecto Romero contamina el Río San Juan, la Presa de Sabaneta, los acueductos de varios distritos municipales y de los municipios de San Juan de la Maguana y Juan de Herrera; dañará los canales de riego: Hato del Padre-Santomé, San Juan y José Joaquín Puello e impurificará todo el sistema de acequias o canaletas que posee,

 

  1. La minería dañará sensiblemente la salud de la población sanjuanera, por los procesos químicos que involucra, especialmente la cianuración. El uso de cianuro y otros elementos químicos, también envenenará irremediablemente los suelos del Valle de San Juan y este veneno llegará al Río Yaque el Sur y a la Presa de Monte Grande.

 

  1. Toda minería, aún subterránea, produce deforestación. Una zona importante de la Cordillera Central será arrasada para la instalación de los escenarios de trabajo de los mineros.

 

  1. La actividad minera produce drenaje ácido, el cual afecta el Ph de las aguas. Es decir, daña la calidad y potabilidad del preciado líquido.  Imaginemos qué sería del Valle de San Juan sin agua para el consumo humano y animal, y para la producción agrícola, fuente económica de la llanura mayor productora de granos de la isla.

 

  1. La contaminación que provocaría la GoldQuest se extendería a Neiba, Barahona y Pedernales, porque el Río San Juan es el principal afluente del Río Yaque del Sur, abastecedor de los acueductos de varias de esas comunidades, y dañaría mortalmente la agropecuaria de esas provincias vecinas.

 

  1. El despropósito de degradar nuestros suelos agrícolas con una minería nociva, envenenará las aguas subterráneas. Además, esta faena extractiva agrede el principal sistema montañoso de la isla (la Cordillera Central), madre de las aguas.

 

  1. Para construir riquezas el Valle de San Juan ha tenido el agua de aliada, porque la naturaleza la provee con abundancia, y con la minería envenenaría el preciado líquido. ¿Por qué querer explotar este mineral, si sabemos que solo traerá una tragedia ecológica, que se traducirá en muerte y desolación del Valle de San Juan?
  2. En el Estudio Económico del Proyecto Minero Romero, se indica que el Estado dominicano recibiría en siete años la suma de 224 millones de dólares, equivalente a 32 millones de dólares por año. De esta cantidad, la provincia San Juan recibiría el 5%, lo que representa 1.6 millones de dólares por año; en cambio la provincia San Juan produce hoy el equivalente a 36 millones de dólares por año solo por la producción agropecuaria, generando más de 28,000 empleos, mientras que la mina solo generaría 800 empleos. En fin, sería un negocio de “capar perros”.

Los sanjuaneros están en oración y movilización en contra de la Goldquest.

Ni la GoldQuest ni el Ministro Antonio Almonte lograrán su despropósito, porque hay una sociedad consciente y  empoderada, que grita y canta: “EL AGUA ES UN TESORO Y VALE MAS QUE EL ORO”

Por Rubén Moreta

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar