Diez dominicanos entre 1,400 pandilleros detenidos en EEUU en una gran operación

Por El Nuevo Diario Jueves 11 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.- El Gobierno de Estados Unidos anunció hoy la detención de casi 1.400 pandilleros durante un periodo de seis semanas, en la mayor operación desarrollada hasta ahora por la unidad de investigación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

(En el grupo hay diez pandilleros que son de nacionalidad dominicana, como se precisa más abajo en esta información).

Fueron, concretamente, 1.378 personas las detenidas entre el 26 de marzo y el 6 de mayo en diferentes estados de EEUU por delitos que incluyen tráfico de drogas, contrabando de armas, tráfico de personas, homicidio y tráfico de personas para su explotación sexual, según anunciaron hoy funcionarios del DHS.

"Las bandas amenazan la seguridad de nuestras comunidades, no solo en las grandes áreas metropolitanas, pero también en nuestras áreas rurales", dijo el director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Thomas Homan, en una rueda de prensa en Washington.

De los 1.378 arrestados, 933 eran ciudadanos estadounidenses, mientras que 445 eran extranjeros procedentes de 21 países de Sudamérica, Centroamérica, Asia, África, Europa y el Caribe.

Por nacionalidades, la mayoría (249) eran nacionales de México, 72 de El Salvador, 63 de Honduras, 19 de Guatemala, 10 de República Dominicana, 4 de Cuba, 3 de Ecuador, 3 de Costa Rica, 3 de Colombia y 3 de Nicaragua, mientras que el resto de detenidos procedían de Brasil, Mauritania, Laos, Jamaica y Brasil, entre otros países.

El Departamento de Seguridad Nacional detalló que, de los 1.378 arrestos, 1.095 habían declarado su fidelidad específicamente a ciertas maras o pandillas, entre los que se incluyen 137 miembros de los Bloods, 118 afiliados a los Sureños, 104 de la Mara Salvatrucha (MS-13) y 104 de los Crips, banda formada por afroamericanos.

Entre los detenidos, figuran tres personas que se habían beneficiado en el pasado del programa de Acción Diferida (DACA), proclamado en 2012 por el expresidente Barack Obama para los indocumentados que llegaron a EEUU de niños, conocidos como "dreamers" (soñadores).

Este programa frenaba la deportación de los jóvenes indocumentados y les otorga un permiso de trabajo temporal con la condición de que no cometieran ningún delito.

De esos tres jóvenes, uno de ellos ya había perdido la protección del plan de Obama debido a que había cometido algún crimen, mientras que los otros dos estaban "en proceso" de perder DACA en el momento en el que fueron arrestados, según explicó el subdirector ejecutivo asociado de la unidad de investigaciones del DHS, Derek Benner.