Dictan cadena perpetua a adolescente que mató a mujer convaleciente de 70 puñaladas

Por Miguel Cruz Tejada lunes 23 de enero, 2023

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- Un juzgado de Nueva York dictó cadena perpetua en contra de una adolescente de origen dominicano que mató de 70 puñaladas a una mujer de avanzada edad y convaleciente en el 2019.

Se trata de Heavenly Arroyo, de 18 años de edad, quien se declaró culpable de la muerte de Ana Vásquez Rodríguez que estaba en cama debido a un ataque cerebral.

La jueza Renee Dupuis impuso la condena a Arroyo con posibilidad de libertad condicional cuando cumpla 19 años en prisión.

La joven se declaró culpable por asesinato en segundo grado y tenencia ilegal de un arma mediante un acuerdo con la fiscalía.

“¡Maté a la anciana, apuñalé la anciana!”, vociferaba insistentemente la sentenciada cuya custodia estaba en disputa, porque a los 15 años, cuando mató a la víctima, no podía ser controlada por sus padres.

El crimen ocurrió específicamente el 6 de octubre de 2019 cuando Arroyo entró en la habitación de Vásquez Rodríguez y le propinó heridas cortopunzantes con dos tijeras.

El homicidio tuvo lugar en la casa situada en la calle Johnson, propiedad del tío abuelo de la asesina, quien había tomado la custodia de Arroyo a petición de la madre de la adolescente, una semana antes del asesinato.

La víctima era la madre de la novia del tío abuelo. El fiscal del distrito del condado Bristol en Fall River, Thomas M. Quinn III detalló en un comunicado que el 6 de octubre, el tío abuelo y su novia planeaban llevar a Arroyo a Nueva York para visitar a otro pariente y obtener algunos documentos legales para ayudar a la pareja a obtener formalmente la custodia.

El viaje se retrasó debido a problemas con el automóvil y a medida que avanzaba el día, la sentenciada estaba  cada vez más agresiva e impaciente.

En la tarde, Arroyo  sacó un par de tijeras de la cocina, subió a la habitación de la víctima y la asesinó.

En el momento del asesinato, la única otra persona dentro de la casa era el nieto de la víctima, que estaba jugando un videojuego con un auricular puesto. Después de matar a la víctima, Arroyo  se duchó, se deshizo de su ropa que tiró al contenedor de basura cercano y le dijo al nieto de la víctima que su abuela no estaba bien. Cuando el nieto miró a su abuela, inmediatamente llamó al 9-1-1 y la policía llegó poco después.

Al principio, la acusada afirmó que estaba afuera con el perro y vio a un hombre enmascarado salir corriendo de la casa, pero mientras estaba bajo custodia seguía contradiciéndose y se auto incriminó admitiendo el crimen.

“Este caso fue una tragedia para todos los involucrados. La sentenciada asesinó brutalmente a la víctima, que solo intentaba ayudarla a seguir adelante con su vida”, dijo el fiscal en un comunicado.

“Tenía 15 años en ese momento y sufría de problemas de salud mental. Sin embargo, los hechos del caso muestran claramente que ella es un peligro para la comunidad y la sentencia de prisión estatal es apropiada”, agregó la fiscalía. 

“No hay nada que ninguno de ellos pudiera haber hecho para evitar que ocurriera este terrible incidente. Espero que la resolución de este caso les traiga un cierre y puedan tratar de seguir adelante con sus vidas”, sostiene el comunicado añadiendo que el corazón del fiscal está al lado de la familia de la víctima.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar