Dicen a las amas de casa cómo enfrentar alzas de precios en los productos básicos

Por El Nuevo Diario martes 23 de febrero, 2021

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. – El Observatorio Nacional para la Protección del Consumidor (ONPECO), recordó a las amas de casa que la mejor manera de enfrentar el alza de los precios es dejar de consumir los productos que se han elevado sin justificación convincente, y recordó la efectividad de la declaratoria del “Día sin Pollo”, que el 17 de julio de 2012, logró que, al menos quedara sin efecto el alza que se había anunciado.

Sostuvo además, que el Gobierno cuenta con instrumentos legales otorgados en  Ley 79- 1974  para congelar los precios de los productos de la canasta básica sin intermediación de importadores particulares, sino mediante las instancias correspondientes del Estado dominicano.

Aseguró que el Día sin Pollo fue exitoso en todo el país y los consumidores emprendieron el camino de hacer ciudadanía responsable y reclamar su derecho a la alimentación, oponiéndose a la especulación con los productos de la dieta básica.

Considera que el Gobierno debe saber que atender a la demanda de los sectores auspiciadores de la especulación en los productos de la canasta básica, quienes presionan y solo buscan hacer negocios con las importaciones, luego le corresponde enfrentar la crisis social y política azuzada por estas alzas en momentos críticos para todos los sectores nacionales y en el mundo, como consecuencia de la pandemia COVID-19

Asimismo, mediante un comunicado de prensa, dijo  que actualmente una libra de pollo cuesta 80 pesos y para una familia de cinco miembros habría que disponer de 240 pesos para obtener al menos tres libras de una proteína que puede ser sustituida fácilmente por carne molida y carne de cerdo que contienen proteína de mejor calidad.

Igualmente, ONPECO entiende que el país es autosuficiente en la producción de arroz por lo que solo el factor especulativo puede justificar alza en este cereal de tan amplio consumo en la población dominicana.

“Entendemos que existen factores externos, como el alza de la materia prima, pero que en estos momentos de pandemia, la solidaridad debe primar por encima de la voracidad del mercado que pone en riesgo el derecho humano a la alimentación”, agregó.

Entiende que la salida inteligente de los consumidores debe ser la búsqueda de alternativas que propicien despejar la demanda como forma de que la oferta se flexibilice y por lo menos se produzca estabilidad en los precios.

Lo grave de esta situación es que es muy difícil que cuando un producto sube de precio, vuelva a bajar, por lo que, entonces, se haría imprescindible que el Gobierno piense en un aumento en los salarios como única manera de acercarse un poco a los precios actuales y futuros de los alimentos, principalmente.

El Observatorio, como entidad creada para la protección de los consumidores, sugiere al Gobierno apoyarse en los instrumentos legales de los que dispone , y así, por lo menos, “decretar” la congelación de los precios de los alimentos básicos, como lo establece la Ley número 79 de 1974 ( 28 de noviembre del año 1974), que no fue derogada con la  promulgación de la 358-05, y que expresa lo siguiente: “dispone la congelación de los precios de  los artículos de producción  y fabricación nacional o de importación, de primera necesidad, y crea una comisión técnica que integren economistas, comerciantes y representantes de los consumidores”.

Esa ley no ha sido derogada, porque el legislador entendió que, si eliminaba la ley 13 que regulaba los precios, dejar desamparado al consumidor ante la especulación era actuar contra la justicia social. El derecho a la satisfacción de las necesidades básicas es un derecho inalienable del consumidor, que debe ser protegido por las instancias de la administración del Estado.

El derecho a la alimentación es básico, y debe ser garantizado, sobre todo, en un estado de emergencia como en el que vivimos.

ONPECO recordó que la especulación está tipificada como enriquecimiento ilícito en el código penal, por lo que el Gobierno puede identificar a los especuladores con los precios de los productos básicos, disponiendo para ello de los mecanismos de control del Estado.

De igual manera alegaron que  al inicio de la pandemia alertó sobre el alza, la especulación y hasta cierto punto escasez de algunos productos de gran consumo, porque el mercado internacional también ha sido afectado por la pandemia.

 

Apple Store Google Play
Continuar