Día mundial de la vida silvestre: República Dominicana con 333 especies en peligro crítico

Por Miosotis Batista Viernes 3 de Marzo, 2017

El irrespeto a las especies en veda, la cacería indiscriminada, el maltrato, el cultivo irresponsable, el comercio ilegal de flora y fauna en peligro crítico son solo algunas de las acciones que han dado como resultado que República Dominicana sea uno de los países con 333 especies en peligro crítico.

La Tortuga Carey, la Rosa de Bayahibe, el gavilán de la Hispaniola, el ébano, la acacia y el guayacán y otras 325 especies de animales y vegetales, endémicas y nativas de República Dominicana, en peligro de extinción, amenaza o protegidas de República Dominicana”, están predestinadas a desaparecer en un futuro inmediato.

La Ley 64-00, prohíbe en varios de sus artículos la destrucción, disminución, colecta, pesca, maltrato, tráfico, comercio, exportación, exhibición y posesión ilegal de las especies silvestres, sin previa autorización de la institución, pero lamentablemente muchas personas no prestan atención a esta gran problemática ambiental.

A propósito de que hoy 3 de marzo conmemoramos el día mundial de la vida silvestre, declarado a raíz de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) declarado por la ONU.

La CITES, con más de 180 Estados miembros, es una de las herramientas más poderosas para la conservación de la biodiversidad. Este acuerdo tiene como objetivo la protección de la flora y fauna silvestre del comercio ilegal (el cual tiene repercusiones económicas, ambientales, y sociales), mediante la aplicación de normas comunes entre los estados miembros.

El Día Mundial de la Vida Silvestre es una oportunidad para crear conciencia y celebrar la belleza y la variedad de la flora y la fauna salvajes, así como de crear conciencia acerca de la multitud de beneficios que la conservación de estas formas de vida tiene para la humanidad.

Con este día, se quiere concienciar a la población acerca de los beneficios de la conservación de la biodiversidad salvaje, ya que contribuyen en los aspectos más cercanos del desarrollo sostenible y del bienestar de las poblaciones humanas, como son ecológicos, sociales, científicos, educativos, culturales, y recreativos.

Fuente de información Ley 64-00 Medio Ambiente y Recursos Naturales y Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.