Día Mundial de la Prevención del Suicidio 11 de septiembre de 2021

Por Clemen García D

El pasado 10 de septiembre el mundo celebraba el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, cuya responsabilidad institucional para organizarlo y promover las políticas de acción recae en la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) y lo avala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El tema de inspiración para el tratamiento preventivo este año 2021 es “Crear esperanza a través de la acción”.

En hombres, mujeres y adolescentes el suicidio siempre va asociado con trastornos de depresión, abuso de sustancias, de personalidad así como otros trastornos de tipo afectivo. La depresión es la que más predomina en una conducta suicida.

Existen variables que imposibilitan la prevención de una conducta suicida. Porque es eso, una conducta, y se refuerza más en la medida que exista el maltrato físico y sicológico, violencia familiar, historia de suicidio en la familia, abuso sexual, carencia afectiva, escasez económica.

Otros aspectos -los biológicos- los que determinan una baja producción de hormonas y receptores que inciden en la emoción, manejo del estrés y la ansiedad, también son determinantes.

Una política de Estado en el área de Salud Mental es importantísima sobre todo ahora, porque las secuelas que está dejando la pandemia horrorizan. No en balde infundir esperanza a través de la acción es el tema del año, porque la desesperanza es el componente más relacionado a una conducta suicida.

Las estadísticas globales congelan el corazón, y solo hablamos de esas que se publican. Existen datos que no llegan a los registros oficiales, algunos por vergüenza, otros por desconocimiento del suceso.

En el año 2020, el Dr. Alejandro Uribe, director de Salud Mental del ministerio de Salud, declaró que una de las principales causas de suicidio en el país es producto de la depresión. Para el 2019 se registraron 349 casos, agregando otros 17 para el 2020. Corresponde a los hombres un 84 %, un 16 % a las mujeres y en menores de 14 años un 3 %.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) trabaja constantemente en planes estratégicos que viabilizan la transparencia y concientización de esta conducta. Por ejemplo, el Atlas de la Salud Mental, cuyo aporte es el logro de los objetivos del Plan de Acción de Salud Mental 2013-2030. Pero, existen subregistros que evitan el fortalecimiento de la información.

Si, porque el suicidio es un estigma. Y nosotros nos encargamos de socialmente discriminarlo.

Nos avergüenza buscar ayuda, que otro se entere por el difícil estadio mental y emocional que pasamos en un momento determinado, pudiendo tornarse recurrente para el que lo padece.

Mi familia es sobreviviente al suicidio. Ese triste y desgarrador episodio nos marcó para siempre, pero también con la tragedia aprendimos algo bueno, además de fortalecer nuestro vínculo afectivo y familiar.

Justo el viernes, mi hermana Cynthia me enviaba un mensaje por whatsapp, que por el tema que tratamos hoy lo encontré apropiado mencionar. Hablaba del gozo, y cómo debemos vivir al máximo porque cada día tiene su propia personalidad. El gozo que refiere es el que recibimos a través de la gracia del Espíritu Santo y la grandeza de Dios.

Mi núcleo familiar cree en Dios, nos sentimos ser sus hijos, sin fanatizar. Desde donde venga la oración la recibimos. Por Él, y nuestra determinación de seguir con nuestras vidas a pesar de tan tremenda dificultad salimos adelante.

Dios con todos nosotros.

Por:  Clemencia García Damirón

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar