Detrás de la defensa a la Constitución estaría la vuelta al pasado (el retroceso)

Por Pedro Rene lunes 4 de marzo, 2019

Ningún ser humano en la faz de la tierra estaría dispuesto a retroceder; a las personas cuando se les habla de volver hacia el camino ya recorrido, sólo se preguntan… ¿otra vez? De la única manera que alguien estaría dispuesto a volver atrás, es sí y sólo sí, tenía una gran fortuna y ahora se encuentra en “olla”; perdió un gran amor y quiere volver a recuperarlo; gozaba de un buen estado de salud y ahora se encuentra enfermo y desearía volver atrás; también, porque hayamos perdido a un ser querido y deseamos volver a verlo, tal vez quisiéramos volver atrás.  Son casos de gran excepcionalidad, por tanto en condiciones poco comunes nosotros estaríamos dispuestos a retroceder. El dominicano siempre ve el futuro con optimismo y esperanza, aunque a lo largo de nuestra historia no nos hayan dado muchas razones para ello; aún así  vemos el pasado como el lugar a donde nunca más queremos volver, al menos que hayamos estado mejor.

Nuestra política no está exenta de esa realidad; siempre estarán en la agenda tres condiciones: volver al pasado, vivir con el presente o apostar al futuro. Para mí , apostar al futuro, innovar, probar nuevas ideas, experimentar otro modo de hacer las cosas, como joven aun es lo que me gustaría; pero prefiero nutrir mi deseo de realidad; y la realidad es: que vivimos con el presente o volvemos al pasado.

En términos políticos, sociales, y económicos, volver al pasado para mí no sería una buena idea… ¿por qué? Sencillo de responder. Para volver al pasado estaríamos dispuestos a : permitir que vuelvan a venderle las empresas eléctricas a manos privadas ; permitir la concesión de la mayoría de los puertos , peajes y aeropuertos dominicanos ; permitir que el estado dominicano cierre contratos de explotación minera con multinacionales en condiciones muy desfavorables para el pueblo dominicano ; permitir que el campo dominicano se vea en la quiebra nuevamente ; en el pasado hasta le negaron el 4% del PIB a la educación … Hay que pensarlo mil veces para volver al pasado y aún así , a la pregunta ¿quieres volver atrás? Yo respondería con un NO rotundo.

He afirmado antes, que mi deseo siempre será apostar al futuro, pero… ¿qué tal con vivir en el presente? ¿Qué nos proporciona el presente? Hoy se han invertido ya 40,000 mil millones de pesos en los productores del campo dominicano ; hoy tenemos un sistema eficiente de emergencia, el 911 ; hoy tenemos seguridad en las carreteras a todo lo largo y ancho de la República Dominicana ; hoy tenemos más aulas y más dignificación de los estudiantes como nunca en nuestra historia ; hoy se está garantizando que cada provincia tenga un hospital bien equipado , que garantice la atención sanitaria a los más necesitados ; hoy se está construyendo la única planta de generación eléctrica por el  Estado Dominicano en más de 30 años : hoy se está construyendo la mayor planta de tratamiento de aguas residuales del Caribe que beneficiará a más de 400,000 personas , en su mayoría habitantes de las zonas más deprimidas de la ciudad de Santo Domingo.

Visto lo visto, como que no hay mucho que pensar ante la disyuntiva entre volver al pasado (el retroceso) y vivir el presente. Ya la sociedad dominicana no  está dispuesta a presenciar trucos de magia, ni planes faraónicos, ni a creerse palabras grandilocuentes.

La Guardia Pretoriana de la Constitución.-

Los “fieles defensores” de la Constitución quieren vender a la sociedad, que la Constitución será violada y estuprada, que se comprarán todos los legisladores, que la corrupción entrará por el congreso, como una pura sangre furiosa, que se llevará todo por delante hasta lograr su cometido. Tanta defensa y protección a la Constitución sólo sería para permitir la vuelta al pasado (el retroceso).

La propia Constitución dice qué procedimiento se debe seguir para su reforma y si se cumplen dichos requerimientos no se está violando ninguna ley. ¿Qué dice nuestra constitución?

Artículo 267.- Reforma constitucional. La reforma de la constitución sólo podrá hacerse en la forma que indica ella misma y no podrá jamás ser suspendida ni anulada por ningún poder o autoridad, ni tampoco por aclamaciones populares.

Articulo 269.- Iniciativa de reforma constitucional. Esta constitución podrá ser reformada si la proposición de reforma se presenta en el Congreso Nacional con el apoyo de la tercera parte de los miembros de una u otra cámara.

Artículo 270.- Convocatoria Asamblea Nacional Revisora. La necesidad de la reforma constitucional se declarará por una ley de convocatoria. Esta ley, que no  podrá ser observada por el poder ejecutivo, ordenará la reunión de la Asamblea Nacional Revisora, contendrá el objeto de la reforma e indicará el o los artículos de la Constitución sobre los cuales versará.

Articulo 271.- Quórum de la Asamblea Nacional Revisora. Para resolver acerca de la reforma propuesta , la Asamblea Nacional Revisora se reunirá dentro de los quince días siguientes a la publicación de la ley que declara la necesidad de la reforma , con la presencia de más de la mitad de los miembros de cada una de las cámaras . Sus decisiones se tomarán por la mayoría de las dos terceras partes de los votos.

Es decir , el “cuco” que la Guardia Pretoriana de la constitución nos quiere meter a los ciudadanos, no tiene otra finalidad que garantizarse volver al poder , el retroceso de vuelta y por otro lado la oposición no opositora que ve con alivio que el retroceso lo intente, porque es probable que sea la única posibilidad de que puedan “colarse” .

En otro orden , yo como ciudadano con lo que sí estoy de acuerdo y sin pensarlo mucho, es con la eliminación de algunos transitorios que tiene nuestra constitución ; por mencionar uno el #20 , que viola derechos humanos fundamentales,  y es discriminatorio para una sola persona en este país , el actual Presidente de la República .

 

Finalmente, decirles a la “Guardia Pretoriana de la Constitución” que no tengan miedo , que no haya desesperación por allá , que no cunda el pánico ; después de todo el pueblo dominicano decidirá su destino y evaluará entre volver al pasado y seguir viviendo el presente .  Vox populi, vox dei (La voz del pueblo, es la voz de Dios). Algún día llegará el verano…

 

Por: Pedro René Almonte Mejía

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar