Detractores y defensores se enfrentan en NY por la estatua de Colón

Por Miguel Cruz Tejada jueves 24 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ El movimiento es cada vez más creciente. Ayer miércoles, se agriaron los enfrentamientos verbales en medios y redes sociales entre los detractores y defensores de la estatua de Cristóbal Colón, que se yergue en lo más alto del pedestal en el centro de Columbus Circle.

Los debates en torno a la estatua ubicada en la avenida Broadway y la calle 59, en la  entrada al Parque Central, se encendieron el martes con declaraciones de la presidenta del Consejo Municipal, la boricua Melissa Mark Viverito, quien dijo que está de acuerdo con que la efigie sea removida.

Ella también confirmó que existe una lista en la que figuran numerosas estatuas erigidas en la ciudad, que está revisada por una comisión nombrada por el alcalde Bill de Blasio, para determinar cuáles monumentos serán derribados.

El alcalde dijo esta semana que verá cuáles de las estatuas, representan odio racial, federalismo, segregación y todo lo que implique racismo.

La esposa de de Blasio es de ascendencia haitiana y su hijo Dante es negro.

La imponente estatua de Colón, que mide 76 pies de estatura, sacó de sus cubículos a líderes y activistas italo americanos y latinoamericanos, que advirtieron que defenderán la permanencia de la estatua a como dé lugar.

Los detractores de Colón, un navegante originario de Génova (Italia), que nunca pisó territorio de Estados Unidos y fue enviado por la Reina Isabel La Católica de España a conquistar a las Indias Occidentales, llegó en 1492 a la isla La Hispaniola (República Dominicana y Haití), atribuyéndoles sus adversarios haber robado, asesinado, esclavizado, violado a docenas de mujeres de tribus y llevarse todo el oro encontrado en el Caribe.

Los defensores alegan que, gracias a Colón, el mundo parió el “Nuevo Continente” que es América Latina y que el navegante llevó la civilización del viejo continente a los inhóspitos rincones que no conocían los avances europeos de la época.

La mayoría de las estatuas cuestionadas son de generales del ejército confederado creado en Virginia del Sur, por el general Robert E. Lee, pero la lista incluye a figuras civiles como al cirujano Marion Simons, a quien acusan de haber operado a cientos de esclavas sin anestesia, para que se murieran desangradas.

George Washington, el líder de la independencia de Estados Unidos, tampoco ha sido excluido de la lista negra.

Estatuas y placas de Lee y el general Jackson Stonowall, ya fueron removidas de la iglesia episcopal San Juan, en Brooklyn, la semana pasada y del Museo de la Fama en el Colegio Comunitario de El Bronx, hace unos días.

En una lista con gráficas de las estatuas, que publicó el tabloide NY Post, se incluye la de Juan Pablo Duarte de la República Dominicana, pero todavía la alcaldía no ha confirmado si accedió a incluirla en la petición de activistas que lo acusan de “segregacionista”.

LA CONTROVERSIA

Mark Viverito, pidió públicamente al alcalde que se incluya la estatua de Colón en la lista negra. El ejecutivo municipal es de origen italiano, aunque se le considera un liberal.

El alcalde puso 90 días de plazo para que una comisión designada le entregue sus conclusiones sobre cuáles estatuas deben ser eliminadas.

Mark Viverito reclama que se debe evaluar la estatua del navegante acusándolo de haber sido un “opresor” contra  indígenas en la República Dominicana, Puerto Rico y otros países de El Caribe y América Latina.

“Hay un debate continuo en el Caribe, particularmente en Puerto Rico de donde soy, en torno a esta misma conversación sobre si debe o no haber monumentos o estatuas a Cristóbal Colón, debido a lo que significa o simboliza”, dijo Viverito cuando reporteros le preguntaron sobre la estatua en una conferencia de prensa en la que ella exigió eliminar la del ginecólogo.

Pero los italo americanos de la ciudad, salieron en defensa de Colón e incluso, el propio alcalde habló hace varios años de la figura del explorador al participar en el llamado Desfile de la Hispanidad.

“La figura de Colón es complicada”, dijo el alcalde  en 2013 en una declaración al New York Post, añadiendo que hay cuestiones problemáticas en su historia.

Remover una estatua en la ciudad de Nueva York no es sencillo ni rápido.

“Evaluaremos todas las estatuas y monumentos que de alguna manera puedan sugerir odio o división o racismo y cualquier tipo de mensaje que vaya en contra de los valores de la ciudad de Nueva York”, explicó el alcalde.

 

RESPUESTA DE DEFENSORES

Líderes hispanoamericanos advirtieron el martes que lucharían “a brazo partido” para que se mantenga la estatua de Colón en su lugar.

“Esta será una lucha como nunca se había visto antes. La comunidad italo americana se va a manifestar y hará todo lo posible para evitar que eso suceda “, declaró John Fratta, presidente de la Comisión Estatal de Justicia Social de Nueva York.

“Sería una bofetada a la comunidad italo americana y no vamos a tolerarla”, dijo el activista.

El concejal afroamericano de Brooklyn, Jumaane Williams, dijo que apoya la remoción de la estatua de Colón.

El asambleísta estatal italo americano Andrew Raia, un republicano dijo que someterá un proyecto de ley estatal para evitar que el alcalde desmonte la estatua de Colón.

 

 

 

 

Apple Store Google Play
Continuar