Detienen alcalde de localidad argentina en gran operativo contra narcotráfico

Por El Nuevo Diario Martes 14 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, BUENOS AIRES.- El intendente de la localidad argentina de Itatí, Natividad Terán, y su segundo, Fabio Aquino, fueron detenidos hoy en un gran operativo contra el narcotráfico que incluyó más de una veintena de arrestos y unos 50 allanamientos en varias provincias, informaron a Efe fuentes oficiales.

Se trata de la "Operación Sapucay", por la que Terán y Aquino, el viceintendente, del kirchnerista Frente para la Victoria, fueron retenidos por personal de Gendarmería y quedaron a disposición del juez federal Sergio Torres, quien está a cargo del expediente.

También fueron arrestados integrantes de la Policía Federal, Prefectura Naval, Gendarmería y policía provincial, entre ellos el comisario de Itatí, Diego Osvaldo Ocampo Alvarenga, informó el Ministerio de Seguridad en una nota de prensa.

"No nos importa si son políticos, jueces o miembros de las fuerzas de seguridad, si actúan como cómplices del delito, están del lado enemigo. Nosotros queremos un Estado que sea parte de la solución y no del problema", aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en declaraciones a la prensa en Itatí, ubicada en la provincia de Corrientes (norte) y con unos 6.500 habitantes.

La causa comenzó en mayo del 2014 en un barrio marginal de Buenos Aires.

Según añadió Télam, entre las decisiones de Torres se encuentra el realizar un rastrillaje completo de Itatí y un allanamiento en la Unidad Penitenciaria Federal número 7, en la ciudad de Resistencia (norteña provincia de Chaco), donde actualmente está alojado un jefe del narcotráfico que supuestamente formaba parte de la banda que está siendo investigada en la causa.

Ya el pasado 15 de febrero se conoció que efectivos de la Gendarmería desarticularon una banda de narcotraficantes que ingresaba marihuana desde Paraguay hasta Itatí.

Dicha operación se saldó con dos detenciones: la de Mariela Terán, hija del intendente de Itatí, y de su marido, que, gracias a sus conexiones con la política local, supuestamente servían al resto de integrantes de eslabón logístico clave en toda la cadena de distribución de los estupefacientes.

Los delincuentes se hacían con la droga en Paraguay y la introducían en Argentina por Itatí, desde donde al parecer la distribuían luego a los núcleos urbanos de las provincias de Tucumán (norte), Córdoba (centro), Mendoza (oeste), Santa Fe y Chaco (norte).

El entramado de rutas también se extendía a la provincia de Buenos Aires e, incluso, a la capital del país.