Determinante Messi, fulminante Atlético

Por EFE sábado 26 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO, Madrid.- El Barcelona prolongó su pleno de triunfos en dos jornadas en Vitoria, rearmado por el argentino Lionel Messi, una vez más determinante con los dos goles del 0-2 de este sábado, también con victoria del Atlético de Madrid, que doblegó a Las Palmas con un inicio imponente, eficacia y cinco tantos (1-5).

La segunda cita del campeonato, iniciada el viernes con los triunfos de la Real Sociedad -líder provisional- por 3-0 sobre el Villarreal y del Betis frente al Celta (2-1), completó su sesión del sábado con la primera histórica victoria del Girona, por 1-0 al Málaga, y con el empate entre el Levante y el Deportivo (2-2).

La segunda plaza, por ahora, es del Barcelona y de Messi, el motor incontestable e indiscutible del equipo, tan decisivo como siempre, mientras se incorpora, se adapta y entra en juego Ousmane Dembélé, la millonaria respuesta a la salida del brasileño Neymar al PSG, y se trabaja en la incorporación de Philippe Coutinho.

La victoria del conjunto azulgrana en Vitoria (0-2), sin Luis Suárez, baja por lesión, fue de Messi. Ni siquiera un penalti que le adivinó y le paró extraordinario Fernando Pacheco en el minuto 39 ni las ocasiones que malgastó antes el Alavés alteraron el ritmo y la determinación de un futbolista que no perdona más de una vez.

Fallada la pena máxima en el primer tiempo, Messi resolvió en el segundo. Lo necesitaba y lo encontró el Barcelona a los diez minutos de la reanudación, con un zurdazo dentro del área. En esa evolución de los últimos tiempos, él había recogido primero el balón en el medio campo para iniciar, conectar y hacer jugar a sus compañeros.

Once minutos después ya había solucionado el asunto del marcador con el 2-0. No necesitó mucho: un fallido despeje de Alexis Ruano, un oportuno toque de cabeza de Paco Alcácer y una volea propia. Son sus goles 350 y 351 en la Liga española, los dos primeros del curso y claves para el actual pleno azulgrana, en el que ya participa el brasileño Paulinho. Jugó los últimos cinco minutos del encuentro.

Hasta este sábado, a la espera del resultado dominical del Real Madrid, el Valencia -enfrentados entre sí-, el Eibar y el Leganés, sólo dos equipos suman seis puntos, el Barcelona y la Real Sociedad, continuista, ambiciosa y ganadora 3-0 el viernes ante el Villarreal en el partido 500 en el club, con gol incluido, de Xabi Prieto.

El Atlético tiene cuatro. Su reacción al empate de la primera jornada fue vertiginosa y fulminante para Las Palmas, que, cuando se enteró de que el partido había empezado, ya perdía 0-2 con un bloque rojiblanco con medio once distinto al de Girona: entraron Vrsaljko, Godín, Thomas, Vietto y Correa; salieron Juanfran, Savic, Gabi, Torres y Griezmann, este último por su sanción de dos encuentros.

El duelo duró 4 minutos y 21 segundos, el tiempo que tardaron el argentino Ángel Correa, reivindicado ante el desafío que le ha propuesto Simeone de dar un “paso más” este curso con un golazo en dos minutos y medio, y el belga Yannick Carrasco, ágil y concluyente en el 0-2, en encarrilar el choque con una rapidez inesperada.

Sólo hubo cuatro minutos más de inquietud del Atlético: entre el 58, cuando el argentino Jonathan Calleri cabeceó el 1-2, y el 62, cuando Koke Resurrección recogió una pelota fuera del área y la puso en la escuadra de la portería canaria. Un golazo como el siguiente suyo, de chilena y el 1-4. Después paró un penalti Jan Oblak, marcó Thomas el 1-5 y se cerró la victoria 200 de la era Diego Simeone.

Con los mismos puntos que el equipo rojiblanco figuran el Levante y el Girona, dos ascendidos este curso a la elite que demuestran mucho más que entusiasmo. El equipo valenciano, ganador 1-0 en la primera jornada ante el Villarreal, fue capaz de igualar un partido que tenía perdido en media hora ante el Deportivo (2-2).

En ese momento caía 0-2 en el Ciudad de Valencia contra el conjunto coruñés, dominador del marcador por los goles del argentino Fede Cartabia, en el minuto 4, y del brasileño Sidnei, en el 30, pero insistió hasta el empate. El 1-2 fue un golazo de falta del macedonio Enis Bardhi; el 2-2, ya en el 84, de penalti de Ivi López.

El Girona, a la vez, confirmó que el hecho de estar a punto de ganar al Atlético de Madrid hace una semana en Montilivi (2-2) no fue una casualidad. En su estreno en Primera División, ya por el segundo capítulo de su nueva historia en la elite, no hay ninguna derrota y ya hay una victoria sufrida, este sábado ante el Málaga.

Pedro Alcalá empujó el gol del triunfo por 1-0 al borde de la media hora, cuando aprovechó un rechace dentro del área previo desajuste general en la defensa del equipo andaluz, antepenúltimo porque ha recibido menos goles que el Alavés y el Villarreal, pero sin puntos ni goles a favor después de 180 minutos de competición. EFE

Apple Store Google Play
Continuar