Detallistas acusan AMET de incautar a colmados más de 3 mil motocicletas

Por El Nuevo Diario jueves 11 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El Bloque Sur Central de la Federación Nacional de Comerciantes Detallistas de Provisiones (FENACODEP) denunció hoy que la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) retiene por alegadas infracciones de tránsito más de tres mil motocicletas propiedad de sus afiliados valoradas en  más de RD$120 millones de pesos.

René Japa, vocero del Bloque Sur Central de FENACODEP, dijo que la AMET mantiene sometido al comercio detallista de provisiones  a una despiadada persecución y atropellos contra los deliverys de los colmados.

Afirmó el dirigente comercial que la AMET realiza constantes operativos de captura de motocicletas  con las que se realiza el servicio a domicilio en toda la región sur central del país.

La Autoridad Metropolitana de Transporte Terrestre (AMET)  ha incautado miles de motores pertenecientes a  detallistas, lo que impide que los colmados puedan ofrecer  el servicio a domicilio a sus clientes.

Japa denunció la situación durante una rueda de prensa efectuada en el local de la Asociación de Detallistas del Distrito Nacional, en la Jacinto de la Concha, de esta capital.

En la actividad participaron comerciantes del Gran Santo Domingo, Guerra, Bayaguana, Villa Mella, San Cristóbal, Capotillo, Margen Oriental, Zona Oeste y Los Alcarrizos.

Las motocicletas son llevadas  en camiones y cuando realizan la incautación, no le  informan  a los propietarios de los colmados a qué  lugar serán trasladadas, dijo Japa.

Y agregó que los dueños de los vehículos  tienen que pasar varios días visitando los llamados centros de retención  de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET)  que están localizados en Santo Domingo Norte (Villa Mella), el kilómetro 13 de la Carretera Duarte y la Avenida Independencia de la capital.

Japa consideró que “estamos frente a un abuso de poder materializado por una entidad gubernamental en contra de miles de hombres y mujeres que se ganan la vida ofreciendo servicios a la comunidad.

Nuestra entidad considera que llevarse un vehículo de motor sin informarle al dueño dónde será llevado, constituye un secuestro del vehículo.

Los operativos de la AMET se han llevado más de tres mil motocicletas cuyo paradero se desconoce hasta el momento.

Si se valora en 40 mil pesos cada motocicleta, tenemos que los detallistas están perdiendo RD$120 millones de pesos por los operativos de AMET.

Las motocicletas son incautadas por diversas razones, entre ellas porque le falta al casco al delivery,  o porque son estacionadas en las aceras para los despachos de  productos.

Los motores  son trasladados en camiones por los agentes de la AMET, quienes nunca entregan un recibo a los deliverys donde se haga constar a qué lugar serán llevados, para las gestiones de recuperación y pago de multas.

El vocero del Bloque Sur Central de FENACODEP, René Japa,  pidió la intervención de las autoridades para eliminar los atropellos que atribuye a la AMET.

El dirigente de Fenacodep denunció que cuando los detallistas acuden a los centros de AMET  se les reclama datos exagerados para dificultar la entrega de las motocicletas incautadas.

También se les obliga a pagar la multa y a dar varios viajes detrás de los vehículos, como si se quisiera vencerlos por cansancio para que dejen abandonadas sus motocicletas.

“Nuestra organización está en disposición de dialogar con autoridades de AMET para introducir cualquier tipo de mejoras en torno a los servicios en motocicletas que ofrecemos  a nuestros clientes”, expresó  Japa durante la rueda de prensa.

FENACODEP  informó que está movilizando a su equipo de asesoría legal para dar asistencia a los detallistas afectados por la retención de las unidades motorizadas con las que se realiza el servicio a domicilio.

Al mismo tiempo, la entidad ha constituido un equipo coordinador para realizar un gran encuentro de detallistas para definir  que  se va a hacer para enfrentar esos atropellos.

“Entendemos que los operativos de Amet constituyen una política de aniquilamiento al sector detallista”