Destacan historias y riquezas comerciales exhibe populoso sector Villa Consuelo, DN

Por Orlando Arias viernes 11 de agosto, 2017

EL NUEVO DIARIO SANTO DOMINGO.- La populosa barriada Villa Consuelo, en el Distrito Nacional, que hoy día muchos llaman Villacón, se ha transformado en un pujante sector de la economía local, y en el resaltan importantes acontecimientos históricos, riquezas comerciales y no falta el ambiente de diversión nocturna.

Villa Consuelo ha tenido gran incidencia en lo que ha sido la cotidianidad capitalina del país durante los pasados 60 o 70 años.

Por ello, El Nuevo Diario durante esta semana llevó a sus lectores una serie de trabajos sobre los hechos, acontecimientos, lugares, anécdotas, personajes e historias que han contribuido a que este lugar sea considerado una zona con características muy particulares.

A continuación un resumen de lo que este diario ofreció a sus lectores sobre esta laboriosa comunidad surgida prácticamente en el primer cuarto del pasado siglo.

 

Las particularidades del comercio

Es uno de los barrios más populares del Distrito Nacional, famoso por la gran actividad comercial que allí se desarrolla; una zona donde aparece de todo lo que se necesita a la hora de comprar, no importa lo que sea.

Un dinámica variopinta forma de hacer negocio es lo que caracteriza esta zona, tanto así que dentro de la misma barriada de Villacón existe una especie de sectorización por renglones de comercios.

  

En la actualidad el lugar  muestra un gran repunte: Se levantan plazas, grandes almacenes, grupos empresariales, reconocidas firmas, consorcios y emporios que han dado un innovador giro a la práctica de comprar y vender, que hacen esta zona idónea al visitante que busca competencia, variedad, cantidad y sobre todo buenos precios.

En la última década han inyectado un mayor dinamismo la proliferación de negocios de los denominados Importadoras, las bancas de lotería y los centros de diversión nocturna.

Por ejemplo, en la avenida Juan Pablo Duarte, próximo al liceo del mismo nombre, en dirección norte-sur se encuentran los tapiceros. Adentrándose uno a las diversas calles que dan acceso a la barriada encontramos los lugares especializados en venta de artículos para baños, desde un inodoro usado hasta el más sofisticado y lujoso enser para las clases más exclusivas.

En la misma zona abundan los talleres de ebanistería, los aserraderos, las ventas de maderas, puertas, ventanas y gabinetes.

 

En el otro extremo de Villacón se destacan los comercios del sector eléctrico, esto es en los alrededores y la parte de atrás de CERTV., en el espacio comprendido entre las calles Francisco Henríquez y Carvajal, la Barahona, la Manuel Ubaldo Gómez, entre otras.

“La Calle de los Bancos”, así se le llama al tramo de la Eusebio Manzueta, desde la Sánchez Valverde hasta la Felipe Vicini Perdomo, unos 450 metros o lo que es lo mismo en tres esquinas se concentran cinco sucursales bancarias para dar respuesta a la activa gestión comercial de la zona.

Asimismo, a  todo lo largo de la calle Manuela Diez y sus vías paralelas en ambos lados decenas de tiendas de fantasías, quincallerías, plásticos y de venta de medicinas constituyen las plazas por excelencia a la hora  de comprar gran variedad de artículos que allí se expenden.

Además, en Villacón se siente la verdadera esencia del obrero fajador al llegar a “Mono Mojao”, un lugar un tanto inhóspito, cuya principal actividad es   la compra y venta de metales y artículos viejos.

Allí es frecuente observar a hombres, mujeres, jóvenes y hasta niños rompiendo baterías de vehículos o de inversor, motores viejos, computadoras, motores de arranque, radiadores; pelando cables y alambres para extraer sus metales, como bronce, cobre y aluminio, en fin, una zona que en honor a la verdad guarda estrecha relación con su nombre.

Como parte de la dinámica del lugar, también hacen vida común los compradores y vendedores de electrodomésticos usados e inservibles, así como de camas y colchones.

Las ferreterías también tienen su espacio y su historia, contando entre ellas muy famosas, mientras que ahora las más visitadas, son Max Ferretería, del Grupo Max y la Ferretería Beato, son las líderes en el Villa Consuelo de hoy.

…Y qué decir de los españoles, que aún existen en Villa Consuelo desde los inicios de la actividad comercial en El Hospedaje, como se le llamaba por allá por los años 1930-1940 al mercado local.

Gran nostalgia produce en este tiempo en que la humanidad vive el esplendor de la comodidad que brinda la tecnología, observar a “El Marchante”, que todavía anda arrastrando su carretilla de tres ruedas vendiendo carbón. Si, el Carbonero, que fue inspiración de una gran pieza musical de la autoría de Freddy Beras Goico e interpretada magistralmente por Johnny Ventura hace varias décadas, en las calles de Villa Consuelo aún se escucha su pregón.

 

Grupos empresariales se afianzan

En el Villa Consuelo comercial de hoy se destacan como líderes del sector plazas comerciales, grupos empresariales, consorcios y firmas representantes de afamadas marcas, que han hecho del lugar una zona con comercios exclusivos que emergen con gran  fuerza.

Estos, junto a los comercios tradicionales contribuyen a robustecer la dinámica que exhibe esa importante zona del Distrito Nacional como una de las más importantes arterias comerciales en la actualidad.

En Villa Consuelo se encuentra El Olé, grupo empresarial con mucha tradición y aceptación debido a sus grandes ofertas, con sucursales en prácticamente en todo el país; el Grupo Celso Pérez, desde los años 50, ahora con una innovadora forma de hacer negocio que ha revolucionado el comercio en el sector.

El consorcio de Bancas Ortiz, con una gran cantidad de bancas de lotería que ha llegado a ser un soporte de primer orden, al crear cientos de empleos la juventud de la zona.

La firma empresarial JJ Electric, S. A., Suplidores Eléctricos, se ha convertido en el Número 1 en el sector de la venta de materiales eléctricos. Cuenta con más de 20 años de experiencia.

En materia de servicios de Refrigeración se destaca en Villa Consuelo, Refritécnica Pérez Martínez. Hiper Uno; Somos AAA; en decoración se posiciona muy bien la firma DENKO.

Farmacéutica Gurabo, Distribuidora Raymond, SRL., así como Eléctricos JE, SRL y muchos otros han hecho de Villa Consuelo el lugar donde, definitivamente ¡No se dice no hay!

En Villacón, en materia de diversión ABB Donde Correa ha roto con la tradición y ha implantado un nuevo estilo de entretenimiento, cuenta en la actualidad con dos sucursales.

De estos afamados comercios de hoy Grupo Max se ha consolidado como uno de los de  mayor empuje en Villa Consuelo en los últimos años; registra en la actualidad seis empresas y más de 15 años de experiencia en el mercado.

Es dirigido por el licenciado Mario R. Chabebe Fernández y lo integran: Max Ferretería, Max Maderas, Max Comercial, Max Barato, Max Plásticos y su más reciente apertura, Marcha EIRL.

A decir de quienes se definen como asiduos compradores en la zona, indican que los negocios del Grupo Max son donde se encuentra la mayor variedad de artículos a los precios más competitivos.

El Grupo se inició hace más de 15 años en la calle Juan Evangelista Jiménez esquina Arzobispo Valera con la Ferretería Max, posteriormente se fundó Max Maderas, luego Max Comercial, Max Barato, Max Plásticos y desde el año pasado entró en operación Marcha EIRL.

 

Sus figuras del arte

Recordamos que sus calles han sido testigos de la presencia de importantes figuras del arte nacional e internacional, pues durante la celebración de la llamada “semana aniversario” de La Voz Dominicana, el país se convertía en la meca del arte latinoamericano, ya que era visitado por las estrellas del momento, quienes recorrieron las vías  de Villa Consuelo, en búsqueda de la vida alegre de los lugares de diversión de la época.

Figuras de la talla de Daniel Santos, el Indio Araucano, Panchito Riset, Rolando Laserie, María Luisa Landín, Toña La Negra, Fernando Gatreaux y El Trío Los Juglares, Las Hermanas Aida y Aide, Joseíto Mateo, Francis Santana, Alberto Beltrán, Vinicio Franco, El Negrito Truman, quien vivió en la calle 14 del popular sector; Nicolás Casimiro residió en la calle La Guardia, próximo a la Barahona, y muchos otros anduvieron en Villa Consuelo dado que en su territorio se encontraba la planta televisora regenteada por José Arismendy Trujillo Molina  (Petán).

El periodista Carlos Carrión, con casi siete décadas residiendo en Villa Consuelo, cuenta como anécdota que Daniel Santos acostumbraba a pasearse cantando en una carretilla de madera de tres ruedas,  empujada por los operadores de ese tipo de transporte, que era muy popular para entonces y que en cierta ocasión Petán Trujillo lo arrestó porque tenía una presentación ese día en La Voz Dominicana y lo encontró “libando alcohol y cantándole a los tígueres” a bordo de una carretilla; además por unos amores que tuvo con una sobrina de éste.

Narra Carrión que “Ya estando detenido en el destacamento que se encontraba al lado de La Voz Dominicana, el artista compuso la canción titulada El Preso, aquí, en territorio dominicano, nada más que en Villacón”.

Un hecho histórico sin precedente, es que ese vetusto y ya desaparecido cuartel policial albergó en sus ergástulas a dos grandes figuras de dimensión internacional el referido y afamado intérprete boricua. Y también al dominicano que en su momento llegó a ser considerado el más conocido a nivel mundial y el más grande líder de masas de todos los tiempos, el doctor José Francisco Peña Gómez, quien estuvo arrestado allí junto a los locutores Pedro Muñoz Batista, Luis Armando Asunción y Luis Acosta Tejeda.

Eso fue en 1965, cuando Peña Gómez, desde Villa Consuelo se dirigió a todo el país llamando a la población a lanzarse a las calles a reclamar la vuelta a la constitucionalidad, tras el derrocamiento del profesor Juan Bosch, mediante un golpe de Estado.

 

Zona de negocios y diversión nocturna

Además de reseñar su gran actividad comercial, hemos hecho hincapié  en su creciente actividad de entretenimiento y de diversión nocturna, la cual se afianza considerablemente en el gusto de la gente, a tal punto que el llamado Bulevar de Villacón se ha convertido en el lugar que todos quieren visitar.

De ahí que hemos acuñado este trabajo en el nombre “Villa Consuelo, más que un barrio, un lugar comercial y diversión nocturna”.

 

Riquezas históricas y culturales de Villa Consuelo

Villa Consuelo es uno de los tres grandes barrios surgidos tras el paso del ciclón San Zenón por el país en 1930; actualmente constituye uno de los sectores más pujantes del Distrito Nacional y cuenta en su territorio con importantes lugares y entidades estrechamente relacionadas con lo que es la historicidad de la capital dominicana en los pasados 87 años.

Aquí se encuentra la primera estación de televisión del país y la tercera de América Latina:  La Voz de Yuna, que luego se llamó La Voz Dominicana, posteriormente Radio Televisión Dominicana (RTVD), hoy Corporación Estatal de Radio y Televisión (CERTV), el canal oficial; planta televisora que este 1 de agosto cumplió 65 años de fundada.

Asimismo, en la zona se erige uno de los lugares más emblemáticos, no solo de la Capital, sino de todo el país, el estadio donde se jugó béisbol profesional por vez primera en la República Dominicana, el play de La Normal.

En su territorio, alberga el combativo y revolucionario liceo Juan Pablo Duarte; el Hospital de Especialidades Médicas del IDSS Dr. Félix María Goico, el de Los Billeteros; la primera clínica del país especializada en  tuberculosis infantil, La Escuela Nacional de Sordomudos, la Escuela Nacional de Ciegos, así como y el Hogar de Niñas Nuestra Señora de La Altagracia.

En Villacón existió la primera fábrica de calzados del Estado, la FADOC, en la que se confeccionaban  los zapatos, botas y prendas que complementaban el atuendo de los miembros de los cuerpos castrenses, es decir guardias y policías, luego fue trasladada a la zona Oriental de la Capital. También la primera industria de calzado del sector privado: Celso Pérez, donde se fabricaron los primeros tennis criollos.

Es propicio resaltar la invaluable labor social a favor de la salud desplegada por tres centros asistenciales, cuya filantropía es conocida de todos: Las clínicas doctor Chan Aquino, la doctora Miranda y la Rodríguez Santos, en cuyo interior se manejó la salud de los citadinos entre los años 50, 60, 70 y 80 del pasado siglo. De éstas solo la última se mantiene funcionando.

Como testigo silente que recuerda la valentía y el coraje del dominicano, se erige la Plaza al Teniente Amado García Guerrero, el lugar donde fue abatido uno de los conjurados que libró a la República Dominicana de la satrapía de Rafael Leonidas Trujillo Molina, en la avenida San Martín; la historia democrática del país  es recordada a diario por quienes se desplazan por esa vía.

En la misma avenida existió la Cafetería La Tacita, donde tenía que peregrinar todo el que deseaba degustar el mejor café de la capital. También la oficina del Correo que data de los años 50.

La historia de Villa Consuelo no se puede contar sin mencionar la Panadería Nota, fundada en el año 1951. La fábrica de dulces Bolonotto Hermanos, ubicada entre las calles La Guardia y Francisco Henríquez y Carvajal, donde en la actualidad se levanta un complejo habitacional, próximo a CERTV.

Importantes  centros de adoración a Dios que datan desde la segunda mitad del siglo pasado, como la Iglesia San Pedro, la San José y la Iglesia del Espíritu Santo; también la  desaparecida Santo Niño de Atocha y la protestante Asamblea de Dios.

Indudablemente, cultura y riquezas van de la mano al ver y recordar lugares que hoy constituyen un referente a la hora de contar la historia de la capital dominicana, nada más y nada menos se encuentran o existieron en el siempre alegre y concurrido barrio de Villa Consuelo, o como le llaman ahora, Villacón.

 

Cada calle tiene su historia

Por considerarlo de interés y como una forma de contribuir con el acervo cultural de la ciudadanía, El Nuevo Diario ofrece los nombres de las concurridas calles que surcan el terreno físico de Villa Consuelo, los cuales en su gran mayoría evocan la historicidad de la República Dominicana.

Manuela Diez: Dama de “altas prendas morales y de virtudes acrisoladas” que fue la madre del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte.

La Guardia: Con una distancia de 1,08 kilómetro, unos 3.532,76 pies, inicia en la intersección con la avenida San Martin y finaliza en la calle Francisco Núñez Fabián.

Su nombre es en honor a una ciudad de la provincia de Pontevedra, España. Ambas ciudades, Santo Domingo y La Guardia, fueron declaradas ciudades hermanas; un tarja ubicada en el edificio triangular que todavía existe al inicio de la calle, frente a CERTV, así lo certifica, además, se cuenta que en la ciudad española, en alguna plaza, ondea la bandera dominicana.

María de Toledo y Rojas: Defensora de las libertades de los indios en las islas caribeñas. Fue la primera virreina de las Indias y la mujer de más alta jerarquía social que pasó a América en el siglo XVI; nieta del I duque de Alba; sobrina del II duque de Alba (primo del rey Fernando) y sobrina-nieta de los Reyes Católicos.

Felipe Vicini Perdomo: De la segunda generación de los Vicini. Su padre Juan Bautista Vicini llegó a la República Dominicana en 1859 procedente de Italia, con sólo doce años de edad.

Baltzar de los Reyes. El verdadero nombre es María Baltazara Reyes: Nace en Santo Domingo en el año 1789. Mujer de crianza humilde, fue la madre del prócer independentista Juan Alejandro Acosta y de Lucía Acosta. Se entregó con valor, entusiasmo y abnegación a la causa independentista estando presente con el fusil en sus manos la noche memorable del 27 de Febrero de 1844 y en la madrugada del 28, haciendo guardia en la Puerta de la Misericordia, junto al grupo de valientes que proclamaron la Independencia.

Arzobispo Valera: Fue el primer arzobispo de la Sede Primada que fue nativo de Santo Domingo.  Un hombre sencillo y virtuoso que tuvo grandes preocupaciones pastorales y una firme posición contra la dominación haitiana.

Bartolomé Colón: Nacido como Bartolomeo Colombo, fue un navegante y cartógrafo genovés, hermano de Cristóbal Colón y Diego Colón, primer adelantado y segundo gobernador general de Indias, además de colaborador de su hermano mayor en sus viajes.

Ana Valverde: Esta vía nace en la calle Carlos Nouel, en Villa Consuelo y finaliza en la Josefa Brea, en el barrio de Mejoramiento Social.

Fue una de las mujeres que a fuerza de decisión y amor patrio, se constituyeron en “Madres de la Patria”. Nació en Santiago hacia 1798.

La Filantrópica: En el año 1840 fundaron en Santo Domingo lo que se llamó la Sociedad Filantrópica con el fin de adoctrinar y propagar las ideas nacionalistas. Tenía como lema: Paz, Unión y Amistad.

La Filantrópica surgió luego de disuelta la sociedad secreta “La Trinitaria”.

Luis Manuel (Tunti) Cáceres: Uno de los héroes del tiranicidio de 1961. Nació en Moca el 3 de noviembre de 1938. Hijo de Luis Manuel Cáceres Ureña y de Octavia Michel Díaz.

Juan de Morfa: De él sólo se conoce que fue un oficial español que defendió y rechazó un intento de invasión inglesa a la ciudad de Santo Domingo.

La vía que recibe su nombre tiene una longitud de 1.2 kilómetro y comprende desde su inicio el Expreso V Centenario hasta la Juan Bautista Vicini.

Dr. Tejada Florentino: Gloria salcedense, nació el 17 de diciembre, 1907, hijo de doña María Heriberta Tejada y Luis María Florentino -Luis Tutú.

Sobre la base del sacrificio y el trabajo se graduó como médico en la Universidad de Santo Domingo y luego en uno de los primeros cardiólogo del país, especialidad que alcanzó en la Universidad Nacional de México (UNAM).

Idelfonso Mella Castillo: Nació en Santo Domingo, el 23 de enero de 1838. Hermano del prócer de la Independencia Matías Ramón Mella, con quien estuvo en la Puerta de la Misericordia, la memorable noche del 27 de febrero de 1844.

Hermanos Pinzón: Calle muy importante por su gran cantidad de comercios: Joyerías, tiendas, mueblerías, puestos de madera, materiales eléctricos y ferreterías de la zona.

Calle Hermanos Pinzón

Eran navegantes que acompañaron a Cristóbal Colón en su primer viaje. Pertenecían a una familia de marinos expertos de Palos de la Frontera. Los hermanos Pinzón eran tres: Martín Alonso, Vicente Yáñez y Francisco Martín.