Después del 16 de agosto ni un día mas

Por Jesús M. Guerrero lunes 11 de mayo, 2020

“No sólo existe el orgullo de la inteligencia, sino la estupidez de la inteligencia. Pero lo peor es la malicia, eso, la malicia del espíritu, la truhanería del espíritu.” León Tolstói

Desde hace algunas semanas inicio periplo, que ya es costumbre en los diferentes medios de comunicación por parte de profesionales de la toga cercanos al gobierno, los que se han caracterizado por arrojar a la opinión pública algunas tesis jurídicas, con busca de favorecer al Presidente de turno. Desde la tristemente célebre que consagraba que para una posible reelección presidencial en el 2020 no había necesidad de modificar la Ley Sustantiva, otra fue la imposibilidad de la candidatura del expresidente Leonel Fernández por el artículo de la ley de partidos políticos con el alegato del transfuguismo anteponiendo una ley por encima de la Constitución de la República.

La más reciente es la “continuidad del gobierno de imposibilitarse la celebración de las elecciones el 5 de julio”, apelando al principio de continuidad para pronunciarse en contra de lo consagrado en la Carta Magna en su artículo 126, cito: “Juramentación del Presidente y del Vicepresidente de la República. El Presidente y el Vicepresidente de la República elegidos en los comicios generales, prestarán juramento a sus cargos el día 16 de agosto siguiente a su elección, fecha en que termina el período de las autoridades salientes.

En consecuencia: 1) Cuando el Presidente de la República no pueda juramentarse, por encontrarse fuera del país, por enfermedad o por cualquier otra causa de fuerza mayor, será juramentado el Vicepresidente de la República, quien ejercerá de forma interina las funciones de Presidente de la República, y a falta de éste, el Presidente de la Suprema Corte de Justicia. Una vez cese la causa que haya impedido al Presidente o al Vicepresidente electos asumir sus cargos, éstos serán juramentados y entrarán en funciones de inmediato; 2) Si el Presidente de la República electo faltare de forma definitiva sin prestar juramento a su cargo, y esa falta fuese así reconocida por la Asamblea Nacional, lo sustituirá el Vicepresidente de la República electo y a falta de éste, se procederá en la forma indicada precedentemente.”

Es decir, de no poder celebrarse las elecciones por la situación actual de la pandemia no hay cabida ni legitimidad jurídica y mucho menos política para que el Presidente actual continúe al frente del Poder Ejecutivo, quien deberá asumir de forma interina es el Presidente de la Suprema Corte de Justicia. Esbozar este sofisma legal no es más que un ardid para buscar la manera de retener el poder por lo que todos sabemos, los números no dan en la acera oficialista.

El simple hecho de presentar este alegato, es alarmante, sería volver a épocas superadas donde cabía la posibilidad de un gobierno de facto, esto no es más que continuar con el retroceso institucional que durante casi 8 años ha sido el principal daño de esta gestión de gobierno, un retroceso institucional equivalente a 30 años.

La preocupación que provoca que la intención oculta que auspicia el media tour de estos juristas cercanos al oficialismo, sea la apuesta a boicotear las venideras elecciones, crearía un limbo jurídico en el Poder Legislativo.

En la Constitución de la República en su título tres correspondiente para el Poder Legislativo, comprendido desde el articulo 76 hasta el 121, solo contempla la terna presentada por las organizaciones políticas para sustituir a los legisladores electos que hayan renunciado o estén imposibilitados para ejercer el cargo. Pero, no consagra nada para la realidad social que estamos viviendo.

Deberá buscarse una solución preventiva, la cual sería posible si hubiese un partido de gobierno maduro y que no recurra simplemente a la politiquería. Por eso todos debemos apostar a la celebración de las elecciones del 5 de julio, no simplemente a preservar cercanía con el gobierno de turno como aquellos que hablan de continuidad.

Parecería ser que tal cual reza el refranero, temen como el diablo a la cruz concurrir a las elecciones del 5 de julio.

Creo prudente concluir con la siguiente frase de José Martí, cito: “El sol quema con la misma luz con que alumbra. El sol tiene manchas. Los agradecidos ven la luz. Los desagradecidos ven las manchas.”

Por; Jesús M. Guerrero

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar