Derrick Rose asegura que no se encuentra deprimido ni pensó retirarse

Por El Nuevo Diario miércoles 27 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO.- El base de los Cavaliers Cleveland, Derrick Rose, ni estuvo abordado por una depresión existencial ni meditó la retirada, contrariamente a lo que pudieron filtrar voces tan autorizadas de la prensa estadounidense como Adrian Wojnarowski o Dave McMenamin.

Rose se encuentra ya, de vuelta, preparando su regreso a las canchas con los Cleveland Cavaliers, sin embargo muchas voces autorizadas apuntaban hace algunas semanas que su reciente lesión de tobillo (la enésima piedra en el camino en su carrera) le había hecho replantearse su futuro profesional. Estaba, supuestamente, poniendo en la balanza de pros y contras sobre si merecía la pena seguir jugando al baloncesto con la infinidad de palos físicos de los últimos años.

De todo el esfuerzo pagado con decepciones. No obstante en declaraciones para el portal The Undefeated, Rose ha asegurado que no se encuentra “deprimido” y en ningún momento sopesó la retirada o estuvo ahondando en su mente sobre continuar en el profesionalismo.

“Sed pacientes. Estoy bien, no estoy deprimido. Solo me estoy tomando mi tiempo. No tenéis que preocuparos por mí.  Mucha gente cree que estoy deprimido por lo que estoy pasando (lesiones), pero es al contrario. Aprendí de mis errores de hace años cuando me puse un caparazón. Y ahora que estoy en esta situación, está bien porque estoy aprendiendo del mejor. Estoy con mi equipo, con mi familia, comunicándome y siendo abierto”, pudo declarar Derrick Rose para The Undefeated, en palabras dirigidas a tranquilizar aficionados.

Nada de depresiones que pongan en peligro el resto de su carrera, dice la nueva versión del base de los Cavs, que ha sufrido ya un puñado de lesiones graves a lo largo de su carrera. Recordemos que Rose se convirtió en 2011 en el MVP más joven de la historia (22 años) y desde entonces ha ido encadenando contratiempos de todos los colores sin terminar de encontrar estabilidad, sobre todo física.

“Estúpido” la retirada

Pero según la última versión de Rose, ni siquiera fue necesario que LeBron James le ofreciese su apoyo para seguir en el proyecto de Ohio. “No, no. Él no tuvo que decir nada. Se trata de mí y de saber que quiero ser parte del equipo. Se trata de tomarme mi tiempo y ser inteligente”, continúa Rose, que añadió que es “estúpido” que hubiera considerado la retirada. “No quiero ni hablar de ello. Estoy feliz de que LeBron lo entendiese”, alega el base, que al volver con su equipo (estuvo apartado unos días, de ahí que se hablara de su supuesta depresión) tuvo que dirigirse y pedir perdón por su ausencia a sus compañeros.

Una de cal —su ahora ánimo a prueba de bombas— y otra de arena, pues Rose todavía no conoce la fecha de su vuelta a la competición. “No hay ninguna prisa. Lo importante es recuperar mi tobillo. Estoy feliz de que la rehabilitación se esté encargando de mi problema. Cada día y semana me enfrento a algo nuevo. Eso es bueno. Tengo que tomarme mi tiempo. No puedo pensar en una fecha de regreso o algo así”, dijo el base titular de los Cavs hasta su lesión.

 Jugar con LeBron

Rose no disputa un encuentro con Cleveland desde el siete de noviembre, fecha en la que recayó de sus molestias anteriores en el tobillo. Después llegó su fuga de unos días de los Cavs, la hipotética crisis existencial y más tarde regresó para volverse a poner en manos de los especialistas de la franquicia.

Y de todo, Rose también subraya la enorme ocasión que posee de jugar con LeBron James esta temporada. Esa es otra de sus motivaciones. “Lo mejor es aprender de él. Mucha gente le infravalora o no toma en serio cuando domina el juego. Están acostumbrados a que lo haga. Cada partido le ves con 32 puntos, un triples-doble, y rara vez no se deja todo en la cancha. Mucha gente no valora eso. Eso es la grandeza. Hace que parezca fácil. Cuando tus compañeros parecen mejores o el juego parece fácil es por lo duro que trabajas, eso es grandeza”, pudo opinar Rose sobre LeBron.

Así, sin fecha de regreso claro, Rose se vuelve a aferrar con fuerza a la más fiable oportunidad de anillo que tendrá en el resto de su carrera. Hasta su lesión, su concurso no fue del todo mal, con 14,3 puntos, 1,7 asistencias en 26 minutos de promedio en pista. Eso sí, su adaptación al sistema en el que LeBron dirige, asiste y conduce es todavía asignatura pendiente.

Apple Store Google Play
Continuar