Derecho penal y geometría

Por Gregory Castellanos Ruano

De seguro el tema de este escrito llamará profundamente la atención, y posiblemente de manera muy impactante, pero ello es a consecuencia de que Louis Josserand en su famoso ensayo “Relatividad y abuso de los derechos“ hace algunas alusiones al Derecho como una expresión de las matemáticas; veamos:

1.- “Los artículos del Código (Civil.GC)  -escribía Louis Liard-  son otros tantos teoremas, cuyo enlace se trata de demostrar y sus consecuencias deducir.“ (Josserand, Louis: “Relatividad y abuso de los derechos“ en  Del abuso de los derechos y otros ensayos; Editorial TEMIS Librería, Bogotá, Colombia, 1982, página No. 2)

2.- “El jurista puro es un geómetra;…“ (Josserand, Louis: “Relatividad y abuso de los derechos“ en Del abuso de los derechos y otros ensayos; Editorial TEMIS Librería, Bogotá, Colombia, 1982, página No. 2)

3.- “¿Quién, en nuestra época, pensaría ver en el derecho una rama de las matemáticas?“  (Josserand, Louis: “Relatividad y abuso de los derechos“ en  Del abuso de los derechos y otros ensayos; Editorial TEMIS Librería, Bogotá, Colombia, 1982, página No. 2)

Obsérvese cómo se habla de artículos legales como “teoremas“; de que “El jurista puro es un geómetra;…“; del Derecho como “una rama de las matemáticas?“

Aunque podría pensarse, por la cita de Liard, que Josserand se está refiriendo sólo al Derecho Civil, es obvio, sin embargo,  que Josserand se está refiriéndose al Derecho en su totalidad, a todas y cada una de las ramas del Derecho.

Por lo que llevadas estas expresiones de Josserand al ámbito del Derecho Penal resulta obligatorio, forzoso, preguntarse: ¿Es el Derecho Penal una expresión geométrica y, por ende, una expresión de las matemáticas? ¿Qué relación puede tener el Derecho Penal con la Geometría y, en consecuencia, con las matemáticas?

Pienso que Josserand habla de Geometría respecto del Derecho en un sentido figurado, es decir, como alegoría abarcadora del esquema resultante del ámbito regulado por la ley y las proyecciones que se exponen o resultan como consecuencia de esa normativización.

Como se sabe, la Geometría es la parte de las matemáticas que estudia la extensión, la forma de medirla, las relaciones entre puntos, líneas, ángulos, planos y figuras, y la manera cómo se miden.

Por ello al él hablar de Geometría respecto del Derecho creo que se refiere a la determinación de la extensión de una figura jurídica en la rama de que se trate, por ejemplo en el Derecho Penal a la extensión de la aplicación de una figura jurídica prevista y sancionada por un tipo penal; y, por vía de consecuencia, igualmente a las relaciones que puedan haber entre sí entre puntos, líneas y ángulos de diferentes figuras jurídico-penales.

A través de esa labor de determinación de dicha extensión y de dichas relaciones es que se pueden apreciar los conceptos y los principios; por ejemplo: a) el párrafo in-fine del Artículo 258 del Código Penal penaliza el que se haga un ejercicio abusivo de la calidad verdadera resultante de una función o jurisdicción eclesiástica; de ese ejercicio abusivo de la calidad verdadera resultante de una función o jurisdicción eclesiástica se comprendió que el uso abusivo de una función o jurisdicción eclesiástica era la aplicación particular de algo más amplio, es decir, de un principio, que esa penalización lo era del uso abusivo de una calidad verdadera, y, que, por ello, el uso abusivo de una calidad verdadera se asimila a una calidad falsa: ese es el origen de que al interpretarse la Estafa del Artículo 405 del Código Penal la Doctrina y la Jurisprudencia entendiesen que en materia de estafa el uso abusivo de una calidad verdadera se asimila a la calidad falsa de que habla dicho Artículo 405 (este, a diferencia del referido Artículo 258, no habla de “ejercicio abusivo“); b) durante mucho tiempo se creyó que sólo se aplicaba al robo la excusa legal absolutoria contemplada por el Artículo 380 del Código Penal (sustracciones entre cónyuges, ascendientes y descendientes y sus afines), pero al ser tanto la Estafa (Artículo 405) como el Abuso de Confianza (Artículo 408) esencialmente infracciones penales contra la propiedad privada del mismo modo que el robo, se procedió a entender que dicha excusa legal absolutoria se debe aplicar también a la Estafa y al Abuso de Confianza; c) hay otras situaciones parecidas a las de los dos ejemplos precedentes, pero creo que para ilustrar la situación aludida es más que suficiente con dichos dos ejemplos.

Como la forma de un tipo penal puede expresarse de maneras diversas, es decir, con sub-formas diferentes es ahí es donde radica el problema principal de la necesidad de la determinación del alcance y de los límites de dicho tipo penal.

Me parece que Josserand al hablar de Geometría respecto del Derecho se refiere a ello en el sentido de cómo las proyecciones geométricas permiten reconocer las formas del mundo que nos rodea, y al hecho de que usualmente esas proyecciones se aplican en la ampliación y reducción de imágenes para dibujarlas en perspectiva para consolidación de la Arquitectura; y que así mismo ocurre en el Derecho en el que los intérpretes de este buscan apreciar las proyecciones de una determinada figura jurídica: ver su faz, su imagen, las diferentes vertientes de su faz; hasta donde podría llegar esa visualización; ¿qué o cuál o cuáles puntos puede tener de común con otra(s) figura(s) jurídica(s)? ¿qué o cuál o cuáles líneas puede tener de común con otra(s) figura(s) jurídica(s)? ¿qué o cuál o cuáles ángulos puede tener de común con otra(s) figura(s) jurídica(s)?

Esa búsqueda en la apreciación de las proyecciones de una determinada figura jurídica es importante en el Derecho Penal, pues a pesar de la interpretación restrictiva o restringida que domina en este y por más limitado o restringido que prima facie (a primera vista) pudiera parecer un tipo penal es prácticamente imposible señalar todas las manifestaciones concretas que en la vida puede tener, es decir, adoptar la actividad prevista y sancionada por dicho tipo penal.

Muy pocos tipos penales (aún los denominados tipos penales “cerrados“) podrían, quizás, someterse a permitir ver de inmediato su total campo de aplicación si es que acaso esa hipótesis es dable.

La visión o visualización sobre ese dominio de aplicación de los tipos penales difícilmente pueda ser logrado en su totalidad y de inmediato, de un solo coup d`oeil.

Es imposible señalar todas sus aplicaciones, es decir, es imposible señalar el alcance de su aplicación. Y ello es debido a las manifestaciones proteicas de la vida.

Por ello particularmente creo que lo único parecido a un geómetra a que puede llegar un penalista es cuando ese penalista, en la labor de interpretación que realiza de un tipo penal, trata de proyectar, en su razonamiento, el alcance de ese tipo penal; lo mismo que cuando busca descubrir la o las líneas invisibles que lo conectan con otros tipos o previsiones penales.

Por eso llega a mi pensamiento la mesa o la tabla de dibujo lineal con las dos líneas que se cruzan y a través de las cuales se proyectan las líneas no fantasmas (= las visibles) y las líneas fantasmas (= las que por la perspectiva no pueden verse) o líneas invisibles de una figura geométrica.

A través de ese ejercicio de proyección que es la labor de interpretación, con la abstracción a que llega el penalista él trata de visualizar las perspectivas de cada figura jurídico penal para determinar  su dominio de aplicación.

Por eso ocurre que el real alcance de un tipo penal es desapercibido, que pase por  desconocido y ello, muchas veces, no obstante haber estado escondido a plena vista.  La vida con sus manifestaciones diversas es la que permite ir abriendo los ojos al respecto.

Por Lic. Gregory Castellanos Ruano

Comenta