Denuncian que conducir en el centro de Mao; es una misión imposible

Por Abraham Montero Miércoles 14 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, MAO.-El caos en el transporte que reina en la República Dominicana, también se manifiesta a diario en esta ciudad, denominada la capital de los pueblos de la línea Noroeste, moverse en un auto en la parte céntrica, es una misión imposible que implica peligro.

Aunque la República Dominicana es uno de los países donde más caros se venden los combustibles en América Latina, nos damos el gustazo de ser unas de las naciones con mayor cantidad de automóviles per cápita. Al menos dos de cada cinco ciudadanos poseen vehículo.

Moverse en auto hoy en el centro de Mao, específicamente en las calles Duarte y 27 de Febrero, es una misión imposible, los choferes de las denominadas guagüitas voladoras no permiten que el tránsito fluya, a esto se le suma la falta de semáforos.

Las esquinas que forman las calles 27 de Febrero y Sánchez; 27 de Febrero y Mella; Independencia y Máximo Cabral, Duarte y Hermanas Mirabal; constituyen un peligro para los conductores; en ninguna de ellas hay semáforos.

El ardiente sol, las molestias de los guagüeros, la falta de semáforos, la falta de un agente de la AMET que dirija el tránsito, sumado a la imprudencia de los motoristas; resultan un riesgo para aquellos que en forma ordenada y apegada a las leyes, manejan en esta ciudad.

Los organismos responsables deben salirle al frente al desorden del tránsito, y buscar  soluciones, por ejemplo reparar los semáforos dañados e instalar otros en las esquinas de mayor peligro. Tampoco existen las señales de pare en las esquinas.

No es un secreto, el problema se les ha ido de las manos a las autoridades, el exceso de vehículos y el incumplimiento de las leyes, son dos factores que mantienen  de cabeza a los organismos responsables.

Hay quienes sostienen, que el Alcalde Odalis Rodríguez, debe prohibir el parqueo de vehículos en la calle Duarte, entre las calles independencia y Hermanas Mirabal, debido a la estrechez de la misma.

Otro problema que vemos a diario, es la falta formación mostrada por los conductores, esto multiplica el desorden colectivo, y al parecer no se tienen medidas concretas para frenar esa práctica. A pesar de la inexistencia de un sistema vial organizado y debidamente categorizado, se puede apreciar la falta de los uniformados, quienes son los responsables  de los irresponsables que manejan, sin tener en cuenta a los demás.

Se han identificado varias carencias y limitaciones en la información, donde se destaca la falta de conocimiento en la cultura vial tanto en los transportistas como en los mismos ciudadanos de la ciudad.

Los habitantes de Mao son ajenos a la realidad problemática del gran incremento, pues por más que les molesta la creciente acumulación de vehículos en las calles, se limitan a criticar, mas no toman medidas adecuadas para combatir esto.

Además le añadimos al crecimiento vertiginoso del tránsito,  la congestión vehicular en varios puntos de la ciudad, principalmente en la calle Duarte, iniciando en la Abrahan Lincoln, hasta llegar  al hospital Luis L. Bogaert. Quienes residen en esta zona están con el grito al cielo: el escándalos de los autos, es peor que el infierno.

 

Por Ángel Berto Almonte

ecohispano@gmail.com