Denuncian agentes Digesett trabajan de noche pasan dificultad para regresar a casa por “toque de queda”

Por El Nuevo Diario miércoles 25 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El exraso se la Policía Nacional, Daurin Muñoz (Sueldo Cebolla), denunció este miércoles que agentes adscritos a la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) están confrontando dificultad para retornar a sus casas en horas de la  noche, ya que debido al toque de queda que se lleva a cabo en el país no encuentran vehículos para transportarse cuando concluyen sus labores.

Muñoz narró que los agentes en cuestión prestan servicios de 2:00 de la tarde a 10:00 de la noche.

“Varios miembros de la Digesett me informaron de que ellos entran a laborar a las 2:00 de la tarde y salen a las 10:00 de la noche, pero que  como el toque de queda empieza a las 8:00, cuando son despachados a sus casas no encuentran cómo irse”, expresa Muñoz en una nota de prensa.

Agregó que los agentes que no tienen motocicletas pasan “las mil y una para regresar a sus hogares”.

“Los agentes me dicen que están pasando muchas situaciones porque a esa hora no hay nadie en la calle, no hay taxis, de nada, por lo que se le está haciendo difícil el regreso a casa”, expresó Muñoz.

Muñoz, quien desde que fue cancelado de la Policía se ha caracterizado por defender a los alistados, hizo un llamado al director de la Digesett, Gral. Ernesto Rafael Rodríguez, para que después de que estos terminen de trabajar, sean llevados hasta sus hogares.

El exraso también dijo que miembros de la Policía Nacional le han externado “que pese a que la institución despachó hacia sus casas a los agentes con más de 60 años, no consideró a los miembros que son vulnerables al contagio del COVID-19 por complicaciones de salud.

“Me dijeron que mandaron a las calles a  policías hipertensos y diabéticos y que están trabajando sin la debida protección”, agrega la nota de Muñoz.

El toque de queda se aplica por disposición del presidente Danilo Medina desde el pasado viernes y tiene previsto concluir el 03 de abril.

El mismo tiene como propósito evitar la aglomeración de personas y así frenar la expansión del coronavirus que ya ha afectado 292 personas en el país, incluyendo diez fallecidos.