Demos el beneficio de la duda a la nueva SCJ

Por Pedro Rene lunes 8 de abril, 2019

Lo primero que digo al entrar por la puerta cuando inician las clases es: “Todos tienen
cien”; me quedo observando las caras de sorpresa de mis estudiantes y les reafirmo, ¡Sí,
todos tienen cien! ; Hoy es su primer día de clases, mantener ese cien depende de su
desempeño, y de su esfuerzo como estudiante; siempre y cuando yo cumpla debidamente
con mi rol de facilitador.

Los prejuicios no permiten tratar con justicia a los demás, todos
merecemos el beneficio de la duda.

El beneficio de la duda es un principio establecido en la civilización occidental, derivado
de la presunción de inocencia establecida por la Declaración de los derechos del hombre,
aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa (agosto 1789).

La absolución
por el beneficio de la duda es una sentencia judicial penal absolutoria fundada en la falta
plena de prueba sobre la culpabilidad del imputado.

Por lo tanto, la nueva Suprema Corte de Justicia (SCJ) merece el beneficio de la duda,
debemos esperar que trabaje, evaluar su desempeño y en base a sus resultados, poner nota.
El prejuicio nunca será aliado de la justicia; escucho algunas voces queriendo demeritar
al actual presidente de la SCJ, porque tuvo en algún momento afiliación política; esa
condición no lo hace ni mejor ni peor que cualquier otro ciudadano dominicano. Mejor
quitemos todo prejuicio, esperemos los resultados del trabajo y en base a esto, vamos a
crear los juicios de valor… ¿se imagina usted que el primer día de clases yo “queme” un
estudiante?
Demos el beneficio de la duda a la nueva SCJ.

Por: Pedro René Almonte Mejía

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar