Demócratas siguen batalla para defender reforma sanitaria de Obama ante Trump

Por EFE jueves 19 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Washington.- Un nutrido grupo de demócratas de la Cámara de Representantes de EE.UU., encabezados por su líder, Nancy Pelosi, continuaron este jueves la batalla para defender la reforma sanitaria impulsada por el todavía presidente Barack Obama, ante la promesa de sus sucesor, Donald Trump, de derogarla.

El presidente electo, con el apoyo de los republicanos, que tienen el control de las dos Cámaras del Congreso, ya ha comenzado a dar pasos para derogar y reemplazar la reforma, conocida popularmente como Obamacare, con el inicio del nuevo mandato presidencial a partir de este viernes, cuando tomará posesión Trump.

Más de una docena de legisladores demócratas quisieron mandar un mensaje de unidad hoy a sus votantes y, como aseguró la congresista por California Linda Sánchez, "estarán unidos" para continuar peleando por la defensa del actual sistema sanitario.

"Estamos mostrando las historias de la gente que ha sido beneficiada, a las que les ha impactado positivamente" la reforma sanitaria, explicó Sánchez, quien, sin embargo, advirtió de que a los conservadores parece no importarles esas experiencias.

"Están sordos ante la realidad. Y es muy simple. Aquí hay vidas en juego", insistió Sánchez, que apeló al impacto económico negativo que podría tener la derogación para que los republicanos "escuchen" sobre las consecuencias.

Los congresistas hablaron sobre las concentraciones que convocaron en distintos lugares del país este fin de semana para defender el Obamacare, las cuales congregaron a miles de personas en varias ciudades como San Francisco.

"La gente a veces no recuerda la falta de acceso que había antes. El propósito de la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA, en inglés, nombre técnico del Obamacare) era hacer tres cosas: bajar el costo, aumentar el acceso y mejorar los beneficios", resumió Pelosi.

"Pero esto no se trata solo de los más de 20 millones de personas que ahora se benefician de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Se trata de todos los que tienen sus beneficios a través de su lugar de trabajo" de todas las condiciones que ampara la ley y los millones de personas que se verán afectadas, insistió la líder demócrata.

Los demócratas aplaudieron la movilización social que están viendo en sus distritos en contra de la derogación de la ley, e insistieron en que cada vez son menos aquellos que apoyan acabar con ella.

Asimismo, destacaron algunos de los mayores beneficios que ha conllevado el Obamacare, como la prohibición a las aseguradoras de subir los costes de los seguros médicos por enfermedades preexistentes o la cobertura para las mujeres de sus planes anticonceptivos.

Desde que Obama impulsara la ley en 2010, los republicanos han tratado de tumbarla en el Congreso en alrededor de un centenar de ocasiones, siempre infructuosas por el desacuerdo demócrata.

Sin embargo, con la llegada de Trump al poder, esa posibilidad parece más cercana que nunca, aunque los conservadores aún no han explicado su plan para sustituir la reforma sanitaria del todavía mandatario.

La semana pasada, el Legislativo dio el primer paso hacia la derogación de la misma, aprobando una resolución que sienta las bases para acabar con ella, pero no existen líneas claras sobre los métodos de reemplazo al sistema.

Según datos de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por su sigla en inglés), un órgano no partidista del Legislativo, hasta 18 millones de ciudadanos se quedarían sin cobertura médica en 2017 si se suprime el Obamacare.

Si se añade la eliminación de los subsidios y la expansión de Medicaid, que otorga seguro a las familias de bajos recursos, la cifra de personas sin cobertura ascendería hasta los 32 millones en 2026. EFE