Del teoricismo al practicismo: el caso del marxismo

Por Víctor Manuel Peña

Karl Marx y Friedrich Engels fueron los grandes teóricos del marxismo o de la ciencia social marxista.

El fundador realmente de la ciencia social marxista fuer Karl Marx.

Los tres volúmenes del Capital, la obra cumbre de Marx, constituyen una unidad teórica y práctica en los que se conjugan los métodos del materialismo histórico y del materialismo dialéctico.

Fueron tres volúmenes concebidos para el discurso teórico en una perspectiva histórica y la acción práctica en el contexto de la simbiosis del materialismo histórico y del materialismo dialéctico.

Después de Karl Marx y de Federico Engels está en línea de mando como teórico y constructor del socialismo Vladimir Ilianoch Lenin, padre de la revolución Bolchevique, es decir, padre de la primera revolución socialista hecha en 1917 en la Rusia de los zares.

Pero si bien Karl Marx es el padre de la revolución teórica marxista, el padre de la revolución marxista o socialista en los hechos de la lucha histórica fue Lenin.  La Comuna de París fue un intento de revolución social que no cuajó en los hechos.

La revolución teórica de Marx comenzó con la teoría del valor-trabajo, una teoría con la que innovó la teoría de creación de valores, es decir, el fenómeno histórico de la creación de valores o de riquezas en la sociedad capitalista.  Aunque en su libro Principios de Economía Política y Tributación,  David Ricardo, economista de raigambre clásica, ya apuntaba a principios del siglo XIX el papel del trabajo en la creación de valores y de riquezas y su esquema de distribución del ingreso y de las riquezas en sentido general.

A partir de un esquema teórico de reproducción simple, Karl Marx demostró teóricamente cómo el esquema de reproducción ampliada en la economía capitalista.

Sin la plusvalía generada a partir del trabajo adicional del trabajador no es posible agotar en la economía capitalista la reproducción ampliada que da cuenta de la ampliación dinámica de la capacidad productiva: en el tiempo de trabajo adicional se genera la plusvalía o el ahorro que está en la base de la acumulación de capital o acumulación de capacidad productiva.

En la acumulación de capital o en la reproducción ampliada está la esencia de los procesos económicos modernos. Sin esta reproducción ampliada al interior de cada sistema económico nacional no es posible que se dé luego la división internacional del trabajo y la internacionalización de la reproducción ampliada o de la acumulación de capital.

La exportación de capitales entre economías nacionales no es posible al margen de la reproducción ampliada o la acumulación de capital.

Y este proceso de reproducción ampliada estaré presente tanto en economías desarrolladas como en economías subdesarrolladas, sin importar que unas exporten fundamentalmente bienes de capital y otras exporten mayoritariamente bienes primarios.

Claro que en las primeras el capitalismo estará más desarrollado por efecto de la tecnología y por la desigualdad histórica establecida entre las naciones en el mundo en función de una serie de factores, sobre todo, generada por la desigualdad del desarrollo del capitalismo a nivel mundial.

Mientras la ciencia social marxista tiene un padre indiscutible que fue Karl Marx, el líder indiscutible de la primera revolución socialista fue Lenin y no Stalin.

Ni Fidel Castro, ni el Che Guevara ni Hugo Chávez Frías fueron figuras universales del socialismo, sino como que cuajaron propiamente como figuras continentales en la lucha por el establecimiento del socialismo en países del continente americano.

De ellos tres solo Fidel Castro alcanzó la condición de figura continental con proyecciones universales por su papel en África.

El socialismo del siglo XXI fue un concepto que Hugo Chávez no desarrolló.

América Latina no ha jugado un papel trascedente ni en el desarrollo del capitalismo ni del socialismo a nivel mundial: sí ha servido de periferia, sobre todo, para el desarrollo del capitalismo en Europa y Estados Unidos.

Lo que nos indica claramente que sí ha sido sometida en su proceso de desarrollo histórico tanto por Europa como por Estados Unidos.

La actual Cumbre de las “Américas” nos presenta en esa división histórica, y exclusión que hace Estados Unidos, como socio dominante o como el mandamás de la película.

Solo México ha levantado la voz de que no va a una cumbre con esas características: México sigue con la tradición histórica, en la gestión de Andrés Manuel López Obrador, de hacer respetar o que se respete la soberanía de los pueblos y países de América.

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar