Dejémonos de cuentos

Por Persio Maldonado
Persio Maldonado
Director El Nuevo Diario
Pdte. Sociedad Dominicana de Diarios
Pdte. FEDOTENIS | Pdte. COTECC

Muy pocos terminan usando sus armas para defenderse del peligro que creen que los acecha. 

Por el contrario, por voluntad propia o por accidente acaban dañando a terceros. Mientras sigamos con el dilema de que se permita el porte de armas para la seguridad estaremos amenazados por quienes andan armados sin condiciones para ello.

Eso incluye a miembros de nuestros cuerpos armados que con frecuencia se ven envueltos en crímenes y actos violentos.

Andamos detrás de las armas ilegales, pero tenemos a toda una legión de portadores con permiso legal, en muchos casos vencidos, que resultan tan o más peligrosos que los que perseguimos porque no los tienen.

Tenemos la seguridad colectiva expuesta en alto peligro.

 

Apple Store Google Play
Continuar