Decisión correcta

Por Jesús M. Guerrero Lunes 17 de Abril, 2017

Finalizado el asueto por motivo de la Semana Santa, los residentes del Distrito Nacional, pudieron atestiguar el trabajo tesonero de la alcaldía; organizando y supervisando las actividades en la plaza Güibia.

Algunos manifestaron inconformidad por la eliminación de las piscinas, sin embargo, es tozudez esperar que el cabildo promueva acciones que fomenten el desorden en perjuicio de la ciudadanía.

Esta jornada, finalizó siendo un rotundo éxito, es prueba fehaciente que las piscinas no eran necesarias; por el contrario complicaban el libre tránsito en la zona y fomentaban muchas otras problemáticas.

Todo quien asistió a las ediciones anteriores, pudo observar el caos producto de las piscinas en las proximidades y la insatisfacción de los lugareños del sector. Es lógico, que el ayuntamiento prefiera dar un agasajo respetando la tranquilidad de los moradores de los sectores aledaños.

La administración municipal actual ha brillado por su actitud salomónica, escuchando a todos los sectores que forman parte de la ciudad. Garantizando el respeto de todos los munícipes; una administración abierta para su activo más importante, la gente.

Actividades deportivas conjuntamente con entrenamiento sano, para todas las edades. Es evidente que la urbe exhibe un cambio positivo, y la ardua labor del ayuntamiento ha influido bastante.

Las diatribas que surgieron inmediatamente después del anuncio de que no habría albercas, son normales porque existe el temor al cambio. Pero, con la categórica superación de años pasados que tuvo la semana santa en Güibia; estas no brillaron por su ausencia.

La alcaldía está respetando el derecho de todos los munícipes y es la única forma, con la que podrá exigir el cumplimento de las responsabilidades ciudadanas con la localidad.

La municipalidad no pudiese ser sostenida cuando quien debe velar por sus mejores intereses, realiza acciones que no le aporten nada sustancial. En cambio, con políticas municipales viables y coherentes; escuchando a sus munícipes no hay duda de que las cosas evolucionan para una mejor ciudad.

Considero prudente la frase de Peter Drucker, cito: “La gestión es hacer las cosas bien; el liderazgo es hacer las cosas correctas.”