“Decepcionado y sorprendido y no voy a renunciar” clama alcalde boricua acusado de corrupción

Por admin miércoles 8 de marzo, 2017

NUEVA YORK._ En el más reciente caso de corrupción administrativa de otro alcalde de Nueva Jersey, después que el dominicano Alex Blanco, nativo de La Vega, se declarara culpable por sobornos el año pasado, el puertorriqueño José (Joey) Torres, acusado de numerosos cargos por corrupción, proclamó ayer martes que “estoy decepcionado y sorprendido por las acusaciones y no voy a renunciar”.

El desafío de Torres, a una ley que obliga la renuncia de funcionarios públicos a los que se les pruebe actos dolosos, lo hizo a través de su asistente especial Patricia Carrera, quien leyó el documento a los medios en un área del ayuntamiento de Paterson.

"Tengo toda la intención de defenderme vigorosamente a mí mismo contra estas acusaciones, y espero con interés la oportunidad de presentar todos los hechos en un tribunal de justicia", dijo Torres a través de Carrera.

"Estoy seguro seré reivindicado", agregó el ejecutivo municipal, que luego de otras acusaciones en su anterior gestión de que cobró millares de dólares por una pensión que no le correspondía, se alzó nuevamente con la victoria, contando con un respaldo sostenido de líderes, activistas y votantes dominicanos.

Torres, en su declaración, dijo que había estado cooperando con la investigación y que sus abogados se reunieron con el fiscal general adjunto del estado en fecha tan reciente como a mediados de febrero.

"Sigo comprometido a continuar con el trabajo que se me encomendó hacer en nombre de los ciudadanos de Paterson," dijo el comunicado. "Todavía hay muchas cuestiones a abordar y solucionar, y que no tienen intención de dejar que estos cargos sin fundamento me disuaden de esas tareas importantes y para servir a mis conciudadanos de la ciudad de Paterson".

El alcalde y tres supervisores del Departamento de Obras Públicas han sido acusados ??por un jurado investigador por supuestamente utilizar a empleados municipales para hacer trabajo en horarios de sus posiciones en un almacén alquilado por la hija y un sobrino de Torres, dijo el fiscal general del estado ayer martes.

Una acusación de seis cargos pesa contra Torres y los supervisores, que incluye conspiración, mala conducta oficial, robo, manipulación y falsificación de documentos públicos, entre otras acusaciones.

Además de Torres, los otros acusados son Imad Mowaswes, Timoteo Hanlon y Joseph Randolph.

"Este es un caso de corrupción pública y abuso de poder de la vieja escuela", dijo el Procurador General del Estado Christopher S. Porrino en un comunicado difundido por su oficina.

"El alcalde Torres está acusado de haber malversado los recursos públicos y usar a los trabajadores del ayuntamiento para avanzar en una empresa familiar, y sus coacusados, ??supuestamente se unieron a su esquema descaradamente. Tenemos tolerancia cero para este tipo de abuso de un cargo público en Nueva Jersey", añadió el fiscal.

La conferencia de prensa de la fiscalía, se hizo en el cuartel de la Policía Estatal de Nueva Jersey en la ciudad de Totowa ayer martes por la tarde. Se esperaba que los acusados ??fueran procesados en esa comisaría.

La oficina del Procurador General dijo que a petición de Torres, entre julio de 2014 y abril de 2015, los tres supervisores de obras públicas hicieron trabajos o asignaciones, llevando a los trabajadores para hacer el trabajo en un almacén privado en Paterson rentado por la ciudad, y donde el alcalde, su hija y sobrino, mantenían una sociedad de responsabilidad limitada.

La renovación del local, que incluyó renovaciones, pintura, carpintería y electricidad, se llevó a cabo mientras los empleados estaban siendo pagados por la ciudad de Paterson, según el comunicado.

"El alcalde Torres, jugó el papel de padre y tío generoso, pero dejó el proyecto de ley por su generosidad, con los contribuyentes de la ciudad, que pagaron por las horas extras los turnos que los empleados municipales trabajaron en ese depósito privado", dijo Elie Honig, directora de la División de Justicia Criminal en el comunicado.

"Nos alegan que estos acusados ??explotaron de manera corrupta a los trabajadores y usaron fondos públicos para su propio beneficio", añadió la funcionaria.

El fiscal dijo que la hija y el sobrino de Torres, tenían planeado utilizar el local como un almacén para vender licores al por mayor, pero el contrato cesó, después de no poder obtener permisos y licencias del estado.

Varios funcionarios de la ciudad expresaron su preocupación por los daños que los cargos podrían hacer a la imagen de Paterson.

"Es otro golpe para la ciudad", dijo el presidente del Consejo Municipal William McKoy. "Ahora tenemos que mantenernos juntos para proteger los mejores intereses de la ciudad y para minimizar el daño a la ciudad".

Por Miguel Cruz Tejada