De Unicef a Roberto Rosario: Justo reconocimiento a una gestión

Por lunes 15 de agosto, 2016

No es para menos, el justo reconocimiento que acaba de hacer la Unicef a la Junta Central Electoral que encabeza el Doctor Roberto Rosario Márquez junto a los miembros del pleno: doctor José Ángel Aquino Rodríguez, licenciada Rosario Altagracia Graciano de los Santos, doctor Francisco Feliz Feliz y el licenciado Eddy Olivares Ortega, a la prolífera gestión en el área del registro civil ejecutada por esta institución.

Pero esto no es el todo, es solo una parte de la productiva labor, que durante el período excepcional 2010-2016 ha realizado el Doctor Rosario Márquez a la cabeza de la institución electoral, en la cual ha logrado establecer, un antes y un después, poniendo en práctica su visión de hacerla una institución de servicios con rostro humano.

Apegado a la filosofía organizacional de la institución, compuesta por tres aspectos fundamentales y determinantes: VISIÓN, MISIÓN y VALORES. Rosario Márquez se aboco a hacer realidad estos tres elementos con el objetivo de desvolver la credibilidad a la entidad, garantizando la integridad y seguridad de la identidad de los ciudadanos, con permanente inclinación a las disposiciones legales.

Garantía conseguida, a través de la confección de un documento de identidad y electoral confiable, tanto para el régimen electoral, como para el sistema financiero dominicano, así como los ciudadanos que se encuentra en otras naciones residiendo de manera irregular, pues este documento les ayuda a regularizar su situación migratoria.

Hay no se quedan las conquista a lograr por esta gestión, si hay que dar un rostro humano a la institución, esta debe ir acompañada, además de los avances científicos y tecnológicos implementados, de crear las condiciones en las infraestructura de las plantas físicas obsoletas y en franco deterioro que existían en todos el país.

Es por ello que esta gestión ha construidos y reconstruidos decenas de edificios, en los cuales anteriormente, se dañaron miles de documentos del estado civil, y perdido con ello, un legado de la historia dominicana. Estos edificios ha sido dotados de todas las condiciones para que los ciudadanos que requiere sus servicios pernote en un lugar confortable, y acto para los humanos.

Dentro de muchos logros más se suma, la preocupación de la actual gestión de tener, dentro de la entidad, un personal preparado mediante la Escuela Nacional de Formación Electoral y del Estado Civil (EFEC), así como bien pago, pues esta es una de la institución en donde el empleado, a parte de recibir un salario honroso, también se le otorgan beneficios e incentivos coleteras, que la hacen modelo de administración y enseñanza, de lo que en realidad es un verdadero rostro humano, para la población, funcionarios y empleados.

Por: Miguel Melenciano