De reciclaje político, “encuestas” caseras y humor

Por Francisco S. Cruz miércoles 27 de mayo, 2020

Estoy en crecer que esta coyuntura política-electoral -en tiempos de Covid-19- nos dejara varias lecciones: a) que, aunque no tenemos cultura de reciclaje de desechos orgánicos, si la tenemos en materia de reciclaje político-electoral, pues, por ahí anda, para arriba y para abajo, un candidato reciclando un 3.42% cual mudanza y acarreo -y en ese carrusel lleva: teóricos-“saltarines”, poetas, voceros kamikazes-incendiarios y ultraderechistas-trujillistas (también, “izquierdistas” de derecha)-; y b) que, hasta ahora, las dos firmas encuestadoras -de créditos- ya perdieron su impacto-mercado, pues, las de cocinas-caseras, sobre todo la del puje-alianza Luis-Leonel -al gusto y risa-, le arruinaron el negocio. Algo curioso, pues uno dijo que solo sabía freír huevos y el otro ver la tele.

Ya imagino a esos dos candidatos -de mercados y tramoya- condimentando sus brebajes-“encuestas” y maquillando el reciclaje de sus juramentaciones.

Ah, el transfuguismo que no pasa de moda; aunque, en esta vuelta, ¡en vez darse de abajo hacia arriba se da a la inversa! Ya lo dije, esos dos, si ya no son lo mismo, se están pareciendo demasiado…, aunque no se atrevan a decirlo en público.

Sin embargo, la proeza política-mediática la lleva el ex que, en su afán o tesis-invento -¿autoengaño?- de “tripolarizacion” y magia, lucha por distraer-olvidar que en octubre-2019 sacó casi 900 mil votos y que, en marzo-2020, involucionó, electoralmente, a 122 mil.

Por eso, se entretiene con reciclaje político de rostros conocidos, haciendo “encuestas” de cocina -a su gusto y antojo-; pero más que nada, con alharacas de notas de prensa y redes sociales…

Lo del otro, Abinader, va de lo patético a lo estrepitoso, pues viene en caída libre y ni siquiera se entera. Parece que solo ve sus propias entrevistas y “encuestas”. ¡Allá él!

Pero hay otro agregado -sui géneris- en esta coyuntura política-electoral de lo nunca visto: que un candidato no base su triunfo electoral en la “militancia” o “pueblo” de su entelequia-partido -hecho a la carrera-, sino que, con chantaje y reciclaje político-mediático, cifre su “victoria-fantasía” (de segunda vuelta ¿…?) en ropa ajena o de su otrora partido (bajo el estigma-insulto de “aguacates”-traicioneros y el cuento-señuelo de sacar un supuesto “virus palaciego”); pero obvia que no hay peledeísta, de las bases, que no sepa, que, con Luis o con él: “¡E pa’ fuera que van!”.

Finalmente, siempre viene a mi mente el ensayo tertulia-escuelita -de un teórico, o “izquierdista” de derecha- que, en su afán de ocultar lo inocultable (su “salto de garrocha”) fomentaba “análisis-debate”, de esos que ahora publica, ganándose, a veces y en su propia cara, la ocurrencia-mofa: ¡A Papá!

¡No hay duda, de que, en esta coyuntura, transfuguismo, encuestas-caseras, reciclaje político y humor campean…!

Por Francisco S. Cruz

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar