De la democracia a la tecnocracia tiránica, camino a una era oscura

Por Rafael Guillen Beltre martes 24 de enero, 2023

“Así como viste el hierro mezclado con en el barro, se mezclaran por medio de alianzas humanas, pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro”, libro de Daniel 2, 43. Cada vez que miro hacia arriba y me pierdo en la inmensidad del firmamento, mi alma reacciona con profunda paz, transportándome en un viaje imaginario a mi verdadero hogar, a ese lugar desconocido a nuestra mente pero que es un retrato de nuestra verdadera esencia. De esa nada me revelo en este instante, participando de una realidad en la que permanecemos ocultos, para luego ser manifestados.

Es el tiempo de salir, de mostrarnos al mundo, pues somos la luz del mundo, y esa luz que somos resplandece en medio de las tinieblas, para que no andemos oscuramente como hasta ahora hemos estado avanzando. El mal es un instrumento  purificador en manos del Bien, porque Dios siempre ejerce una fuerza contraria al crecimiento espiritual de sus hijos para perfeccionarlos y fortalecerlos. Es por eso, que cuando me hablan de oscuridad, yo veo LUZ. Asalta a mi memoria cuando nos encontrábamos en una misión de La Fuerza Divina, íbamos a pie rumbo al morro de Montecristi, en una caminata ofrecida a Dios por la paz, el amor, la justicia y la unidad del mundo, cuando unos periodistas del desaparecido periódico vespertino ultima hora nos fueron a cubrir, y a la pregunta del propósito de nuestra acción de fe, respondimos: “…por la paz de la humanidad para que la espiritualidad no sucumba ante la tecnología”. Era diciembre del año 1999 (conservo ese ejemplar del periódico ultima hora).

La planicie de nuestro mundo ya de hecho desde mediados del siglo pasado se encontraba en proceso de cableado de fibras ópticas, cruzando los continentes a través de los grandes océanos para unirlos, desde la sombra las grandes corporaciones de las telecomunicaciones preparaban toda la infraestructura tecnológica para la ascensión del nuevo imperio. Al tiempo, los dos grandes arquitectos de la elite oculta (mamparas), Bill Gates y Steve Jobs, deleitaban al mundo en una competencia que procuraba despertar la obsesión enfermiza a sus cambiantes innovaciones de productos tecnológicos, induciendo a la humanidad una  adicción, cuasi satánica, a las tecnologías. El hombre arribaba a la era oscura, se encaminaba a la entronización de la Inteligencia Artificial.

Recientemente el Foro Económico Mundial reunido en Davos, celebró su reunión acostumbrada, más que una reunión económica parecía una reunión del buró político mundial, donde se trazan las nuevas estrategias encaminadas a la entronización de una tecnocracia donde las naciones ceden sus soberanías para abrirles paso al progreso tecnológico, donde los gobiernos nacionales transfieren poder a unos pocos y sus juguetes de control, de todas las actividades del quehacer humano. En un pestañar (aparentemente) amanecimos en una época de luz oscura, no solo consistente en las innovaciones tecnológicas, sino en una reinversión de los valores tradiciones y esenciales de todas las naciones.

Ahora entiendo tantas cosas, empecemos por una que es primaria: La imposibilidad del sistema existente de darle solución a  los problemas fundamentales de nuestros pueblos, fue premeditado alevosamente, ha sido un proselitismo del Buró Político Mundial, para que, ante su aparición, hacer más viable la destrucción de la civilización tal cual la habíamos concebido. Esta tecnocracia se nos fue imponiendo sin que la advirtiéramos, en un proceso gradual que conllevó la toma de nuestras soberanías nacionales, en medio de cortinas de humos bien concebidas, alzándose con la toma de aspectos fundamentales de estructuras de nuestros gobiernos nacionales, tales como la educación de las naciones, vía la UNESCO, creando agendas opuestas  a la misión espiritual de nuestros pueblos.

Nos llenaron de grietas, pudiendo así influenciarnos con su sistema de goteo maldoso hasta deteriorar la salud espiritual de los pueblos. La corrupción ha sido fundamental para esto, los políticos corruptos cedieron su poder para irnos llevando a este estado de penumbra. No cabían los políticos exhibiendo una elevada ética, eran necesarios reclutar a aquellos llenos de vanidad, codicia, egolatría, y por sobre todas las cosas cargando un pasado oscuro, así se hicieron sus agentes para la perpetración de su agenda infernal.

Así, por ejemplo, las juntas monetarias de las naciones, fueron sustituidas por los grandes bancos centrales del mundo; los ministerios de agricultura de las naciones por la organización de las naciones unidas para la alimentación y la agricultura (FAO); los ministerios de educación de las naciones, por la organización de las naciones unidas para la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO); los ministerios de salud de las naciones, por la organización mundial de la salud (OMS); y en la actualidad el  principal conclave político mundial o lo que sería lo mismo, el gobierno mundial, está representado por el FORO ECONOMICO MUNDIAL. Y así otras instancias extrañas equivalentes a nuestros gobiernos nacionales.

A niveles macros, la infraestructura política mundial está montada en casi la totalidad de los países del mundo, ahora vía los gobiernos títeres de las naciones, están dando las ultimas pinceladas, con planes terriblemente preocupantes. “Y le llevo el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré esta  potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiera la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo IEOSHUA (Jesús), le dijo: Vete de mí Satanás, porque escrito esta: A Elohim tu Dios adoraras,  y a EL solo servirás” (Lucas 4, 5-8).

Espero entiendan el momento en el que nos encontramos, “…y quien podrá combatir con la bestia”, sin embargo todo este mal será únicamente para glorificar a LA FUERZA DIVINA que se manifestará GLORIOSAMENTE a las naciones, pueblos y tribus de la tierra. “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzara y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre” (Libro de Daniel 2, 44). En cuanto a ti, mantente fiel a los preceptos de SERE EL QUE SERE (Eheyeh Asher Eheye), YHVH.

 

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar