¡De Juan Bosch al Penco!

Por Jesús M. Guerrero martes 26 de noviembre, 2019

“La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado.” Montesquieu

El Partido de la Liberación Dominicana desde su fundación en 1973, ha tenido cuatro candidatos presidenciales de los cuales dos han escalado los resortes del poder. Juan Bosch fue candidato presidencial de la organización morada desde su creación hasta 1994, en las elecciones de 1996 Leonel Fernández obtiene la victoria, en el 2000, Danilo Medina pierde los comicios y doce años después logra subir las escalinatas del Palacio Nacional y de dos referentes intelectuales ambos expresidentes de la República y un estratega de primera categoría por demás, actual Presidente del país han devenido en el proyecto presidencial del tristemente célebre Penco.

La degradación del ejercicio político es evidente, la ausencia de ideas y la tergiversación de las ideologías que deben sustentar la esencia de los partidos políticos, fueron sustituidas por el vulgar clientelismo y la máxima maquiavélica que Napoleón plasmó en la última página de su ejemplar del El Príncipe, el fin justifica los medios.

Con la candidatura presidencial del Penco, que ha brillado por enarbolar la lógica del absurdo, como meterle el agua al coco, inventando, su éxito en Bonao y su “velosofía”; simplemente viene a la mente el cuento de Juan Bosch, “La Mancha Indeleble”, muchos viven de hipotecar sus cabezas y su común denominador son las carencias intelectuales. ¡De Bosch al Penco hay mucho trecho!

¿Cuál concepción del poder político puede tener el Penco?, cito un fragmento del libro David, biografía de un Rey: “Y sucede que los personajes que aspiran al poder o lo alcanzan sólo valen cuando salen indemnes del juicio histórico. Para hombres de poder, el triunfo no está en alcanzarlo, sino en merecerlo.”

Parece ser que la candidatura del Penco es la condena histórica de quienes han abrazado el clientelismo político como regla y lanzado las ideas a la basura.

No hay que ser miembro de Scotland Yard, para darse cuenta de que los partidos del sistema han sido secuestrados por claques que solo pregonan sus intereses y por tanto, es obligatorio el surgimiento de nuevas fuerzas políticas que sean espacio de debate de las ideas políticas y foco de nuevas propuestas de nación. En días pasados al ver declaraciones del Presidente del PRD, fue axiomático el asalto de las organizaciones y la ausencia ideológica, solo basta ver a MVM como Presidente del partido blanco y al mudo que es el Secretario General, de Peña Gómez y Hatuey De Camps al PRD servil actual no queda vergüenza. Es la degradación política de los burros con cédulas.

Otro fragmento de David, biografía de un Rey, cito: “Él sabía administrar su actuación política, esto es, tenía conciencia de lo que era el poder. No creía en la fuerza como medio permanente para sostenerlo; creía también en el sentimiento ajeno, en la simpatía de los demás, que él debía conquistar a tiempo.”

Es decir, la fuerza estatal para avasallar a la oposición no es suficiente todo el tiempo, sin el respaldo popular el oficialismo no tiene mucho que buscar en el venidero torneo electoral. La derrota oficialista en 1978 que hubiese sido en el 1974 de no haber entrado en escena la represión para destruir a la oposición, en el 1986 el gobierno fue derrotado, como lo fue en 1990 y solo permaneció por el fraude al igual que en 1994, en el año 2000 el poder fue vencido y en el 2004 también. Lo que se vislumbra es que en el 2020 habrá otra derrota oficialista con todo y Penco.

Juan Bosch un intelectual consagrado, autodidacta con una producción literaria envidiable, Peña Gómez de orígenes humildes superó todas las limitaciones estableciéndose como un referente de demócrata, por igual Balaguer que describe la exclusión que sufrió en su obra Tebaida Lírica. Realizo este recuento porque hace días un comunicador comparó al Penco con Don Antonio Guzmán y otro dijo que el Penco es humilde e hijo de un barbero, por esa razón están justificadas todas sus penurias académicas, pero Balaguer nació en Navarrete y en su casa fue ofendido porque una de sus hermanas sufrió neumonía, Leonel Fernández de Villa Juana y ahora es un referente político e intelectual internacional, Juan Bosch no completo el bachillerato y es la máxima expresión intelectual de esta media isla y Peña Gómez de la orfandad se constituyó en una manifestación de superación académica.

Al equipo de comunicación del Penco alguien debería explicarle, que la pobreza no es justificación para no estudiar ni ser Penco. La formación académica de quienes no son privilegiados es la mejor forma de enfrentar el sistema establecido. Tratar de vender la ignorancia como ardid político demuestra que no hay propuestas de nación ni nada.

La candidatura del Penco es la aniquilación del boschismo moral que fue durante tantos años la piedra angular del peledeismo, de Bosch al Penco murió el PLD. Al ver las intervenciones del candidato morado, solo pienso en el expresidente del Ecuador, Abdalá Bucaram y lo desdichado que fue para ese pueblo.

El Penco es incapaz de exponer un análisis coherente respecto a los problemas nacionales ni siquiera puede explicar su rol al frente del Ministerio de Obras Públicas, por eso la negativa de asistir a entrevistas, no ha podido pronunciar un punto de vista lógico y todo ha sobrevenido en memes y burlas. El partido de Bosch de ser un centro de debate de las ideas políticas involucionó a una entelequia sin sustentación política.

Creo prudente concluir con la siguiente frase de Honoré de Balzac, cito: “La ignorancia es la madre de todos los crímenes. Un crimen es, ante todo, una falta de raciocinio.”

Por Jesús M. Guerrero

Anuncios

Comenta