De Alomar a Luis Felipe López

Por Américo Celado S miércoles 5 de mayo, 2021

La Major League Baseball acaba de dar un contundente ejemplo con el inmortal Roberto Alomar, al colocarlo en la lista de no elegibles de la liga luego de la investigación sobre un incidente de acoso sexual, ocurrido en 2014.

El asunto no se quedó ahí, sino que el ex estelar segunda base puertorriqueño perdió su cargo como asistente especial de los Azulejos de Toronto, para quienes jugó de 1991 a 1995 y ganó dos títulos de la Serie Mundial, que en apoyo a la decisión de MLB cortaron todos los lazos con él. Una pancarta colocada en honor por el retiro del número 12 fue quitado del estadio Rogers Centre, entre otros reconocimientos a su brillante actuación en Toronto.

El Salón de la Fama de Cooperstown no se quedó atrás y le aceptó la carta de renuncia como miembro de su junta directiva, del que era miembro desde 2019.

De igual manera, el Salón de la Fama y Museo de Canadá no expulsarán a Alomar como miembro, pero lo vetarán de todos sus eventos futuros.

Así reaccionan las instituciones responsables y que se respetan ante una actuación indebida de un exaltado a la inmortalidad deportiva, que está llamado a ser ejemplo, un modelo a seguir.

Traigo a colación este lamentable caso de Alomar para hacer un parangón con el desagradable mal comportamiento del ex jugador de la NBA Luis Felipe López, miembro del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, que junto a una turba penetró al tabloncillo de la Arena del Cibao Oscar Gobaira para amenazar y agredir a miembros de la transmisión de televisión, árbitros y destruir uno de los camerinos.

Previo a ese desorden mayúsculo, el señor López había protagonizado un desagradable incidente al insultar a miembros de la policía que habían detenido a varios fanáticos que celebraban el campeonato del club Gregorio Urbano Gilbert violando el horario establecido por la pandemia y los bajó de la guagua policial, en franco desafío a la autoridad.

Pero todo se inició con el vergonzante episodio de dos equipos, entre ellos el GUG que preside Luis Felipe, que entraron a la cancha con la intención de provocar un resultado por conveniencia.

A dos semanas de ocurrir el lamentable desorden todavía la Comisión de disciplina de la Asociación de Baloncesto de Santiago (Abasaca), no ha tomado una decisión al respecto y el presidente de esa entidad,  José Luís Aracena, al referirse al caso, minimizó el incidente.

Creo que por la investidura que tiene el señor López debe ser castigado de forma ejemplar y la Federación Dominicana de Baloncesto (Fedombal), que tampoco se ha pronunciado, tendrá la última palabra.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar