David Ortiz, entre los toleteros que salieron de MLB por la puerta grande

Por El Nuevo Diario lunes 17 de enero, 2022

EL NUEVO DIARIO, NEW YORK.- Cada jugador quiere retirarse estando todavía cerca del tope de su carrera, pero la realidad es que no muchos tienen esa suerte. Muchísimas estrellas siguieron jugando bastante después de eso, sólo para ver cómo la velocidad de sus pies, la coordinación manos-vista y el talento se diluían con el paso de los años.

Por eso es tan especial cuando una estrella logra conseguir ese último aire y revive por última vez sus mejores días.

Aquí los dejamos, entonces, con vistazo a 10 bateadores que se despidieron por todo lo alto, dejando de un lado a figuras cuyas—jugadores de posición y lanzadores–carreras se vieron cortadas por una tragedia (el puertorriqueño Roberto Clemente o el cubano José Fernández, entre otros) o porque fueron expulsados del béisbol (miembros de los “Medias Negras”, como “El Descalzo” Joe Jackson, Happy Felsch, Buck Weaver y Eddie Cicotte).

Ted Williams, 1960

Williams demostró que era humano en 1959, bateando .254 con apenas 10 jonrones mientras celebraba su cumpleaños número 41 en aquel agosto. Aunque muchos pensaron que se retiraría, el cañonero se negó a colgar los ganchos de esa forma. Regresó a los Medias Rojas, ofreciendo rebajar su salario en un 30% debido a su baja producción en 1959.

Terminó siendo una decisión sabia. Williams no sólo tuvo una impresionante campaña en 1960 (.316/.451/.645 con un impresionante OPS+ de 190), sino que guardó su 29no y último cuadrangular del año para su último turno — para salir tronando, literalmente.

David Ortiz, 2016

Hasta el mayor aficionado de los Medias Rojas debe haberse sorprendido por lo hecho por el dominicano en su último año. Big Papi empalmó 38 jonrones (récord para un jugador en su último año) y encabezó las Mayores en OPS (1.021) y dobles (48, además de comandar la Liga Americana con 127 empujadas. A sus 40 años, Ortiz estuvo entre los líderes de varias métricas que miden la calidad del contacto de Statcast, poniendo los toques finales a una carrera que parece que lo llevará al Salón de la Fama.

Cleveland barrió a los Medias Rojas en la Serie Divisional de ese año, pero los seguidores de Boston le dieron una gran ovación a Ortiz tras el último encuentro de la serie.

Barry Bonds, 2007

La reputación de Bonds – especialmente fuera de San Francisco – tuvo un peso importante en la razón por la cual no pudo continuar jugando tras la campaña del 2007. Pero Bonds fue un potente cañonero pasado su cumpleaños número 43. Su 12mo y último título de bases por bolas (132) y el mejor porcentaje de embasarse de .480 demostraron lo mucho que los lanzadores detestaban enfrentarlo. Bonds detonó 28 bambinazos, uno por cada 12 turnos.

Bonds superó a Hank Aaron por el primer lugar histórico de jonrones con su 756to cuadrangular ante Mike Bacsik de los Nacionales a comienzos de agosto. El cañonazo número 762 y el último de su carrera fue ante el derecho dominicano de los Rockies, Ubaldo Jiménez.

Will Clark, 2000

Los Rangers reemplazaron a Clark con el cubano Rafael Palmeiro en la agencia libre tras la temporada de 1998, pese a unos números excelentes de Clark (.305/.384/.507, 23 HR, 102 CE). Aunque las lesiones lo afectaron durante la segunda mitad de la campaña de 1999, Clark regresó a su nivel en el 2000 con los Orioles al batear .301, antes de llegar vía cambio a los Cardenales para reemplazar a un lesionado Mark McGwire en la inicial. Estuvo aun mejor en San Luis, con OPS de 1.081 y 12 cañonazos en 51 juegos.

Clark dio un jonrón de tres carreras ante el as de los Bravos, Tom Glavine, en el Juego 2 de la SDLN y bateó .412/.500/.706 durante la SCLN, en la que los Cardenales cayeron ante los Mets.

“Puedo seguir bateando, puedo seguir jugando y defendiendo mi posición”, le dijo a prensa. “Pero también, al mismo tiempo, es el momento correcto para despedirme”.

Hank Greenberg, 1947

Greenberg lideró la Americana con 44 cuadrangulares y 127 impulsadas en 1946, pero tuvo el peor promedio de bateo de su carrera (.277), una señal de declive en esa era. Pero los Piratas no lo vieron así y le compraron su contrato a los Tigres por US$75,000. El club movió la pared del jardín izquierdo para acomodar a su nuevo cañonero. Greenberg empalmó 25 bambinazos y encabezó la Nacional con 104 bases por bolas, además de un porcentaje de embasarse de .408. Luego se retiró para ser el gerente general de los Indios.

Apple Store Google Play
Continuar