Danilo y su estrambótica concepción de la política

Por Víctor Manuel Peña lunes 13 de enero, 2020

Danilo tiene una extraña, añeja, antigua y estrambótica concepción de la política que data del salvajismo o de la barbarie!

Todo indica que Danilo tiene los genes propios de los que han cohabitado en las cavernas de un difunto grupo del ultraizquierdismo, y no en la escuela política moderna formada y fundada por el Profesor Juan Bosch.

A propósito, en las trincheras de la Cámara de Cuentas tiene a  dos miembros titulares del extinto grupo del ultraizquierdismo.

Entiende que le debe favores a ese extinto grupo del ultraizquierdismo pero no le debe favores a la militancia del PLD!

Se considera a sí mismo estratega y pragmático, cuando nunca ha pasado de ser un artesano.

El estratega o visionario siempre fue Leonel, y él, un albañil manejador de las estructuras partidarias.

Pero Danilo nunca entendió ni nunca entenderá, porque tiene los ojos y los oídos tapados, que todo proyecto político es un proyecto colectivo y social, por lo que nadie llega a la Presidencia solo!

Y en el caso específico de él que tiene tan pronunciadas las ausencias de virtudes y tan amplios y dilatados los defectos, no se da cuenta, y parece que nunca se dará cuenta porque no le interesa, que a la Presidencia de una nación no se llega jamás con el apoyo solo de la familia, de dos o tres amigos y de amores de oportunidad!

Él, Danilo, nunca debió haber llegado a la Presidencia de la República, sobre todo, después que él mismo dijo, una derrotado amplia y transparentemente por Leonel en las primarias del año 2007, “me venció el Estado”.

Y hasta el día de hoy sigue sin reconocer que Leonel lo derrotó por un amplísimo margen en las primarias de 2007.

Danilo llegó a la Presidencia de la República porque Leonel se lo tiró encima, es decir, lo cargó en sus hombros a fines de Enero de 2012, señal inequívoca de que Danilo nunca ha tenido peso específico propio para llegar a la Presidencia de la República.

Si Leonel no hubiese asumido a Danilo como lo asumió, el presidente de la República en el lapso 2012-16  hubiese sido Hipólito Mejía.

De Hipólito Mejía haber sido presidente por segunda vez en el 12, Leonel hubiese regresado sin problema a la Presidencia en el 2016!

Lo cierto y verdadero es que los liderazgos de Leonel y de Danilo siempre han sido dos liderazgos contrapuestos, verdaderos antípodas de la política dominicana, aún cuando cohabitaron en el mismo espacio político desde la fundación del PLD hasta el 20 de Octubre del pasado año 2019.

Leonel sí que siempre ha tenido clarísimo, como líder que es hechura de la modernidad, que todo proyecto político que tiene como norte la conquista del poder político de una nación es un proyecto eminentemente colectivo y social aun cuando en él cuenten y cuentan las individuales.

En sus gobiernos Leonel le dio participación a todo el mundo.

Recuerdo que en el 2012 lo di todo para que Danilo llegara a la Presidencia de la República, por lo que no creí necesario valerme de nadie para que me promoviera o para que me dejara en el puesto de intendente de Valores que tenía desde el año 2004.

Ni fui a hablar con Danilo en la transición del 12 ni lo hice del 16 al 24 de Agosto de 2012, y lo hice así porque creí, falsa y equivocadamente, en la honorabilidad de un hombre que nunca ha sido honorable!

Lo terminé de conocer en ese lapso: Ahí fue que me convencí de todas las pobrezas y miserias humanas que arrastra consigo el hoy presidente de la República.

Aclaro que nunca pertenecí a grupo alguno en el PLD, mucho menos al grupo de Danilo.

Estoy convencido de que me pagó como me pagó porque siempre me negué a formar parte de su grupo político: Después que él renunció a la Secretaría de Estado de la Presidencia, octubre o noviembre de 2006, envió un emisario de su grupo a hablar conmigo con la intención de captarme, y yo le dije a ese emisario que yo estaba con Leonel y seguiría con Leonel.

Recuerdo que ese emisario, que fue el actual presidente de la Cámara de Diputados, me llamó a la Superintendencia de Valores.

He demostrado fehacientemente en toda mi trayectoria pública que soy un hombre moral: el fundamento de mi vida está en los principios y en los valores

Y siempre he asumido todos mis actos con sus consecuencias.

Recuerdo que al chismoso de Gurocuya Féliz el presidente lo nombró el 17 de Agosto del 12, él fue a Palacio a juramentarse el lunes 20 y ese mismo día, al mediodía, fue la toma de posesión en la Dirección General de Impuestos Internos.

A partir de ese momento ya Guarocuya Féliz no podía seguir siendo superintendente de Valores.  Pues resulta y viene a ser que Guarocuya fue ese mismo día a la Superintendencia de Valores a ocupar su despacho, que ya no le correspondía legalmente y constitucionalmente hablando, y yo por cortesía fui a esa reunión, digo por cortesía porque ya yo estaba ejerciendo las funciones de superintendente de Valores por mandato de la ley y seguía también, naturalmente, con mis funciones de intendente de Valores.

En Palacio se dejaron manipular de Guarocuya Féliz, y Gustavo Montalvo, ni por curiosidad ni por “cortesía”, se tomó la molestia de leer los artículos 23 y 24 de la antigua ley 19-00.

Cuando me retiraba de esa reunión impropia y relámpago con Guarocuya, recuerdo que él me dijo: “y te van a sustituir por otro”, y yo le respondí: “Estoy preparado para cualquier cosa”-  Aunque, naturalmente, yo merecía, tanto o más que él, que me promovieran o a lo asumo que me dejaran como intendente de Valores.

Lamentablemente ese señor pasó por la Superintendencia de Valores sin saber que pasó, porque del mercado de valores no sabía nada ni sabe nada al día de hoy!

Y eso que también de su paso por la Dirección General de Impuestos Internos se dicen cosas y cosotas, puesto en el que nunca debió haber sido nombrado porque en economía y administración de impuestos demostró ser un analfabeto total!

Pero volvamos al tema central que nos ocupa, si nadie llega solo a la Presidencia de la República, entonces en el gobierno hay que darle participación a los que hicieron posible el ascenso al poder, sobre todo, a los militantes de ese partido y a los aliados.

Pero entendiendo siempre que la participación en el gobierno no se debe a “favores” del presidente, sino a la entrega total, a la participación permanente, al proyecto presidenciable, que es un proyecto político, colectivo y social.

Por eso, en parte, el actual presidente de la República ha estado ensartando agujas y dando palos a ciega nombrando a verdaderos analfabetos en posiciones públicas que requieren de profesionales de mucha capacidad y experiencia acumulada en el área. Verbigracia: Cancillería, Educación, Impuestos Internos, Cultura, Oficina Nacional de Estadística, Superintendencia de Pensiones, Superintendencia de Bancos, etc….

El país necesita que Leonel vuelva al poder en Agosto de este año para que reinstalemos y reoxigenemos el Estado sabio en nuestro país.

Bajo cualquier circunstancia e pa fuera que van los danilistas a partir de Agosto de este año, pasando lógicamente por Febrero y por Mayo.

El cambio va llueva, truene o ventee!

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar