Danilo y Leonel se deben entender, el tiempo apremia

Por José Peña Santana jueves 26 de abril, 2018

El presidente de la República, Danilo Medina, lleva una agenda muy apretada con los asuntos de Estado, hace inauguraciones de escuelas, de reconstrucción de hospitales, y muchas visitas “sorpresas”, previamente planificadas; participa en actos sociales; asiste cada día a su despacho y rehúye a los periodistas que cubren sus fuentes. Evita hablar del tema partidario y las discrepancias que existen a lo interno con la ley de partidos y agrupaciones políticas.

El presidente del Partido de la Liberación Dominicana, doctor Leonel Fernández, realiza visitas a los compañeros del partido que han sufrido la pérdida de algún familiar, algún revés de salud; dicta conferencias nacional e internacionalmente; participa en tertulias académicas y literarias; ofrece su charla RD2044; hace algunos encuentros políticos con la base del partido y asiste cada día a su oficina en Funglode.

En estos lugares suele hacer una que otra declaración a la prensa sin ocultar su punto de vista en cuanto al tema de las primarias abiertas o cerradas que ha de figurar en la ley de partidos, señalando reiteradamente que, una u otra modalidad de estas choca con la Constitución.

Aun cuando Leonel es cuidadoso al aclarar que en el PLD no hay división, solo discrepancia en la manera de hacer las primarias y en el modo en que debe figurase en la ley de partidos, Danilo no dice nada con sus palabras, al menos en público.

Sin embargo, algunos miembros del comité político y sus subalternos en el tren gubernamental no miden sus palabras al hacer pronunciamientos que pondrían el partido a la orilla del precipicio, al dar oportunidad a que los enemigos del PLD y más que del PLD de sus dos principales
líderes conspiren contra la organización y contra ambos líderes. Y provocan a lo interno que de cada corriente se difamen de un lado y del otro por igual.

Vemos innecesario que el ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, pronuncie públicamente en alusión al doctor Leonel Fernández que: “grupos del pasado pretenden hacer creer a la población que sus ideas están por encima de la voluntad de la gente y no se dan cuenta de que ese estilo de hacer política no es compatible con los tiempos modernos del ejercicio democrático, porque contraviene el sentir del pueblo.”

Se confunde en su pronunciamiento el ex director de Migración del gobierno del “grupo del pasado”, toda vez que el expresidente Fernández, es un hombre totalmente actualizado, más leído y mejor versado que el licenciado Amarante, por consecuencia con ideas más claras y sopesadas, es un verdadero demócrata y, aun cuando son miembros de una misma generación de políticos se destacan las diferencias en las luces propias que adornan a Fernández.

Es momento ya de que se vea la sinceridad de ambos lados, la ley de partidos debe ser consensuada, así como debe ser armonizado el ambiente partidario a lo interno del PLD, los ánimos están muy caldeados y solo faltan 22 meses para las próximas elecciones congresionales  y municipales y, sumado algunos días serán las presidenciales, razón más que suficiente para que Danilo y Leonel se sienten a poner la casa en orden y desde ya saquen a conocimiento de la nación como se harán las cosas con miras a mantener el PLD en el poder más allá del 2020, porque todos necesitan preservarlo por múltiples razones, inclusive el licenciado Amarante Baret.

Danilo debe ponderar sin la influencia interesada de sus principales funcionarios, la real posibilidad de que el partido siga en el poder, en el entendido de que él está impedido de repostularse, porque la Constitución se lo prohíbe y, no es tiempo de inventar un candidato; por lo que, sin temor a equivocarme me atrevo afirmar que él sabe, además, que solo Leonel garantiza mantener el PLD en el poder. Es la hora en que ya: Danilo y Leonel se deben entender, el tiempo apremia.

Anuncios

Comenta