Danilo y Leonel, El PLD y la ingratitud

Por Leandro Ortiz de la Rosa miércoles 11 de diciembre, 2019

Salieron juntos, al ruedo político desde 1994, bajo la sombra del profesor, líder, guía  y fundador del Partido de la Liberación Dominicana, todo en busca de llegar a la presidencia de la República. Han habido muchos avances para el país, saludaron y se abrazaron con la multitud de los partidos mayoritarios en decadencia por “las faltas a destiempo de sus líderes”.

Esas masas nunca se revelaron, simplemente obedecieron, mientras de momento sonaban: “Nuevo Camino”, “Cambio 94”, “La Globalización y Neoliberalismo”; temas que estaban de moda.

El doctor Leonel Fernández y Jaime David Fernández Mirabal salieron al escenario a conquistar a la multitud. Danilo siempre en bajo perfil; pero muy estratega, quien durante toda la década había escuchado e interpretado a las masas reformistas, a su líder el doctor Joaquín Balaguer, para más  tocar frente a la presidencial.

Retomando a Juan Bosch quien dijo: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”, confió siempre en su pueblo, en sus líderes naciente del PLD, en ese Comité Político, a quien siempre les digo. No se preocupen por las campañas negativas que se vierten en contra de nuestro partido, ni en lo diario. Preocúpese por llegar al corazón de los dominicanos, como en efecto fue así y ese pueblo más temprano que tarde siempre le van a estarán con ustedes.

Juan Bosch, además les dijo: ”Había aprendido del campo una cosa: que la mejor tierra no se ve porque la cubre la maleza”, siempre cuestionó el sistema judicial, la iglesia, la corrupción, el latifundio, los “linchamientos mediáticos” y cerró con una frase dentro de tantas de sus frases: ”Nadie muere de verdad, si queda en el mundo quien respete su memoria”.

Hoy quienes se fueron ni respetan su memoria, ni tampoco agradecen el tributo a la formación política que él les legó.

Hoy hacen causa común con nuestros enemigos y de la patria, hacen de todo para que “Nos vayamos del Poder, no volvamos más; pero nos quedaremos, y…

“Déjenme contarles un poco lo que pasó veintiún años atrás, me di cuenta al recordar de que hacía exactamente esas dos décadas y algo más, en el gobierno de Leonel Fernández, presidente de la República dominicana para el año 1996-2000. Se acuerdan ustedes de aquella  maravillosa y encantadora frase que evocaron aquellos que hoy, una parte de nuestro partido hace causa común cuando nos pusieron el mote de “Come Solos”.

“Les digo que en esos años de 96-2000 adquirimos experiencias de Estado, hicimos  magia. Era una República dominicana diferente a la de hoy, pero avanzamos un poco, pero no como ahora, sacamos del Poder a quienes nos combaten y podemos decir que hemos superado con creces, el país es distinto en todos los órdenes, la solidaridad, hoy sí nos importa que le pasaba al del al lado, al que va en carretera con la seguridad vial, al que tiene hijos y estudian y si no tienen comida en casa, en la escuela se las damos.

“En cambio en el 2000-2004, para el país sí fueron años duros y para quienes fueron objeto de persecución de parte de quienes hoy nos enfrentan y hacen causa común con nuestros hermanos que se fueron.
Pese a todo eso, hoy el PLD está aquí”,

“Uno es más grande cuando es parte de un todo. Si no, somos individualidades sueltas”, así lo recalco innumerables veces Juan Bosch.

El PLD debe confiar siempre en su pueblo. No hay preocupación en ello, pese a lo que digan tintas pagadas, y medios de comunicación  por las tapas de un diario. Si nos preocupamos por llegar al corazón de los dominicanos, ellos siempre van a estar con el PLD.

Vaticinamos qué “nos dejaran un país devastado como lo hicieron en 2000-2004. Tierra arrasada, han sido, serán y son los gobiernos de quienes nos adversan, pero sé que el PLD tendrá la fuerza para cambiar en la realidad. La historia la terminan escribiendo los pueblos”.

A partir de mayo o agosto de 2020, se pondrá fin a un tiempo y se iniciará otro, espero no sea la llegada de los opositores sin visión y propósitos definidos.

Leonel y Danilo, esta vez se han distanciado y alguna vez se  reencontrarán, le pasarán facturas, la historia estará escrita, sabiendo que no había diferencias centrales entre ellos. Sus distancias por formas y por modos, tal vez.

Y esa división le daría oportunidad para que gobiernen los de 2000. Son los que aparecen para endeudarnos, para privilegiar a sus amigos, para dejar con hambre a la familia, para que no aparezcan los alimentos, la sal, azúcar, arroz, aceite y…

¡No!, ¡no!. Todo eso es un sueño convertido en pesadilla, no debe ocurrir, para mí ya pasó. Ahora deberíamos unirnos en palabras y hechos para poner a la Republica dominicana de pie, con estabilidad económica. Ese pasado de 2000-2004, simplemente recordémoslo para no repetirlo. Aprendamos que con nuestra división se hacen fuertes. Nunca más vamos a dividirnos. “Es lo que siempre esperé y aún espero”

“Aquellos que creen en los dirigentes del PRM, espero que hayan entendido: Tienen un estilo que solo beneficia unos pocos. Es un sistema que trae miseria, que nos endeuda y nos atrapa indefectiblemente en lo más cruel del sistema financiero internacional”, sin embargo en estos 16 año hemos tenido estabilidad económica por demás.

El hambre debe avergonzarnos, porque ya no la padecemos, vamos a imponer la solidaridad que siempre nos ha hecho vivir.

Somos un partido político que nació para ser solidario con el prójimo; “Servir al Partido para Servil al Pueblo”, ¡Es nuestro Lema!. “Los que cayeron en el pozo de la pobreza, los chicos que no podían ir a una escuela, que no tuvieron oportunidades no le perdonaran.

“Así como tendremos que enfrentar más aún los problemas en la economía, enfrentar los problemas que la deuda nos espera, quienes estarán sin trabajo, quienes serán despedidos, jamas le perdonaran a usted Leonel o a usted Danilo, ¡Están a tiempo aun!.

Y prepárense para que llegue ese momento que tal vez nos espera, dedicar su momento para los jueces, a los tribunales, a la cárcel, a su propia debacle
porque le vendrá su prisión preventiva.

En la R.D. vienen con más fuerzas los operadores judiciales, los operadores de la inteligencia, los jueces que se prestan y los fiscales que no son de nadie, son títeres que bailan la música al son del dedo  mágico del titiritero y los linchamientos mediáticos que todos los días tendrán que soportar.

Por Leandro Ortiz de la Rosa

Comenta