Danilo, como lo dijo Martí

Por Paola Chaljub miércoles 8 de noviembre, 2017

En tiempos en que fanfarronear es considerado casi un oficio, la prudencia eleva su valor. Sobre todo cuando esa mesura va de la mano de acciones contundentes. Inevitablemente llega a mí aquello de la carreta vacía y el estruendo que arrastra a su paso. De poco sirve el cacareo para quien lo que necesita es soluciones.

En nuestro país lo que dice el presidente tiene un valor real. Basta con que un jefe de gobierno hable de asuntos oficiales para que sus palabras adquieran carácter solemne. El silencio del presidente Medina, que ha sido asumido por muchos como una parsimonia calmosa, anda lejos de esa inercia. Entre decir y hacer, me quedo con hacer. Y han sido precisamente las acciones que han hablado por Danilo. Educación, alimentación y salud, pilares de toda sociedad, rinden las cuentas de un presidente que habla poco y hace mucho.

En términos de salud, Danilo habla. Cuatro millones de dominicanos que están actualmente cubiertos por SENASA y el 72 por ciento de la población que tiene un seguro médico dice de los logros de su gestión.

Si se trata de hablar, el discurso se escucha en los 16 mil centros educativos que ha entregado el gobierno y el millón de estudiantes en jornada extendida. No le hablen de relaciones públicas a una familia que lo que necesita es que le resuelvan y le faciliten la vida.

Y no es un asunto de distancia en el que las infraestructuras ocupen el puesto del contacto humano. No hablo de unos amores fríos. Los tiempos de varilla y cemento se enterraron hace años. Pero si se trata de calidez y contacto humano, cada domingo Danilo sale al campo a hablar, a escuchar y resolverle a la gente que producen los alimentos que se consumen en el país. Usted al igual que yo o un campesino en una comunidad lejana, jamás imaginó a un presidente que va y pregunta para que no le cuenten. Visitas Sorpresa habla sólo y habla bien.

Dijo José Martí que Hacer es la mejor manera de decir. Asombra que entre hacer y hablar, existan quienes prefieran un discurso o una entrevista. A mí, me pueden dejar con las acciones, que los hechos se cuenten solos. Así como pasa con los grandes amores, cuando las palabras sobran y los pleitos no se extrañan. Por mí, Danilo que siga callado. Así como lo dijo Martí.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar