Danilo-Leonel. Leonel-Danilo, su responsabilidad es el país

Por César Fragoso sábado 18 de febrero, 2017

La República Dominicana es un país pequeño en tamaño, al compararlo con otros en cuanto a cantidad de terreno, pero inmenso y tan extenso como el más enorme de todos, al buscarle similitud en lo relativo a la grandeza de su gente y a la magnitud de los hombres y mujeres de esta tierra.

Aquí nacieron personajes que forman parte de la historia universal como Oscar de la Renta en la moda, Juan Luis guerra y Michael Camilo en la música, Pedro Martínez y David Ortiz en los deportes, Pedro Henríquez Ureña y Manuel de Jesús Galván en las letras y la literatura, por mencionar solo algunos ejemplos.

Asimismo, hemos tenido líderes extraordinarios que marcaron para siempre el destino del país, entre los que podemos destacar a Juan Pablo Duarte, el padre de la Patria, por señalar solo uno del pasado lejano.

De recordación vivida para muchos de los que me honran con su lectura, podemos indicar a José Francisco Peña Gómez, el Profesor Juan Bosh y el Dr. Joaquín Balaguer, tres líderes intensos que tuvimos más recientemente.

En nuestra vida contemporánea tenemos dos hombres que han heredado la sumatoria de la grandilocuencia de esos tres inmensos dominicanos y que representan lo mejor de cada uno de ellos.

Esos dos magníficos Líderes, por su accionar en defensa de nuestro pueblo, han sabido ganarse el aprecio y la admiración de la mayoría absoluta de sus conciudadanos.

Al momento de este análisis, ellos dos han dirigido la nación por los últimos 17 años y medio y son los responsables directos del bienestar, el progreso y el desarrollo que ha logrado la República Dominicana, convirtiéndonos en el ejemplo a seguir por todos los gobiernos que nos circundan.

Como ya todos se imaginarán, me refiero al Dr. Leonel Fernández, quien nos gobernó por doce años, ocho de ellos sucesivos y al Lic. Danilo Medina, quien en este momento ejerce su segundo mandato consecutivo.

Con su proceder, Danilo-Leonel, Leonel-Danilo, representan dos Presidentes dominicanos que nos han demostrado el axioma de las matemáticas en lo referente a que el orden de los factores no altera el producto.

Ellos dos han sabido dirigir el país de manera magistral y, aplicando lo aprendido de Bosh, Balaguer y Peña Gómez, son los mejores representantes de lo que es preocuparse por el bienestar de la gente y de cómo se actúa en la búsqueda de todo lo que tiene que ver con ayudar a los demás.

Danilo y Leonel, Leonel y Danilo han sido los forjadores de nuestro pasado reciente y tienen en sus manos el futuro del país.

En contra de ellos, existen fuerzas poderosas de personas que solo piensan en su bienestar particular y que no les importa afectar a los demás si eso significa lograr sus objetivos.

Esas personas se encuentran dentro y fuera del PLD. Sus intereses son lograr la desunión y alimentar la distancia que pueda existir entre los dos.

En lo interno del PLD, las razones de los seguidores de uno u otro líder, son con cuál de los dos les va mejor y les importa un bledo lo que pase con el resto del país.

Desde fuera, existen grandes intereses políticos y económicos que apuestan, viven buscando razones y sueñan con la división del PLD, lo cual podrían conseguir con suma facilidad, si logran convertir en insalvables las desavenencias que pudieran existir entre ambos.

Lo bueno de todo es, que tanto Leonel, como Danilo, nos han enseñado que su liderazgo es lo suficientemente grande como para saber manejar correctamente las difíciles situaciones que se les han presentado y que han tomado sus decisiones, siempre pensando en el interés colectivo y sin importarles lo bueno o lo malo que eso haya podido significar para cada uno de ellos.

Eso me da mucha tranquilidad, pues yo estoy seguro de que, para Danilo y Leonel, Leonel y Danilo, su responsabilidad es el país.